Diario Uno Judiciales taxiboy
A menos de 6 meses del hecho

Pena de 25 años para el taxiboy que mató a un jubilado en un asalto

Franco Ragonese, un taxiboy de 30 años, admitió haber cometido el crimen en Ciudad de Salvador Vanella (75) y fue condenado

Franco Ragonese estaba tan acorralado por las pruebas que decidió admitir un crimen en Ciudad y recibió una pena de 25 años de cárcel. El taxiboy de 30 años fue condenado por el asesinato de Salvador Vanella (75) ocurrido hace poco más de 5 meses.

La defensa del asesino y el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello hicieron un acuerdo que homologó la jueza María Cristina Pietrasanta. El pacto fue "bajar" la calificación de homicidio criminis causa -pena única de prisión perpetua- a homicidio en ocasión de robo. De esta forma evitaron pasar por un juicio por jurados y Ragonese recibió la máxima pena que se contempla por ese último delito.

Seguir leyendo

Al resolverse la situación en un juicio abreviado, la sentencia quedó firme y de esta forma quedó totalmente esclarecido el hecho de sangre a menos de 6 meses de haber ocurrido.

Crimen en Ciudad

Salvador Vanella había acordado reunirse con un taxiboy en un departamento que alquiló temporalmente en calle Catamarca de Ciudad. El encuentro fue el domingo 14 de marzo, pero todo terminó de la peor manera. Horas después, el hombre de 75 años llegó hasta su casa en Las Heras siendo trasladado por un taxi. Tenía graves lesiones internas en el cráneo. Su hermano lo encontró moribundo y lo trasladó hasta un hospital donde quedó internado. Murió cinco días después producto de los golpes que había recibido en la cabeza.

Franco Ragonese fue captado por cámaras de seguridad en las inmediaciones del lugar donde ocurrió el crimen y cuando fue detenido tenía en su poder el auto Renault Kwid de la víctima fatal. Además, el taxiboy tenía lesiones en su cuerpo que pueden interpretarse como una pelea con Salvador Vanella. Por otro lado, en el allanamiento en Guaymallén donde cayó Ragonese se encontraron prendas de ropa que tenían manchas hemáticas pertenecientes a la víctima fatal.