Diario Uno > Judiciales > Gil Pereg

Notifican a Gil Pereg que irá a juicio por matar a su madre y a su tía

A pocos días de cumplirse un año del momento en que encontraron los cadáveres de Pyrhia Saroussy (63) y Lily Pereg (54), dos turistas israelíes que se encontraban en Mendoza. Este viernes la causa dio un paso fundamental: la Fiscalia de Homicidios creen que no hay nada más para investigar.

Te puede interesar: Segundo detenido por el asesinato a traición en Guaymallén

Luego de un año protagonizado no sólo por la catarata de pruebas contra Gil Pereg (38) si no también por sus constantes intentos de ser declarado inimputable por problemas psiquiátricos, la fiscal de Homicidios Claudia Ríos y su jefe, Fernando Guzzo, citaron al único sospechoso.

Los magistrados le notificaron que solicitaron la elevación a juicio oral y público del expediente. Esta medida es algo que, para los fiscales, podría haber ocurrido hace varios meses pero se demoró por los constantes pedidos de prueba por parte de la defensa.

Claro, la estrategia de los abogados Maximiliano Legrand, Lautaro Brachetta y Marcos Segovia ha sido demostrar que Pereg no comprendía lo que hacía mientras golpeaba a su madre, baleaba a su tía y luego empalaba los cuerpos con hierros de construcción. En otras palabras, no puede ser juzgado y debe ser sometido a un tratamiento mental.

Ante este nuevo panorama, será un juez quien defina si la causa está apta para ir a juicio. Viendo cómo se ha desarrollado el expediente, lo más probable es que la defensa se oponga. En caso de recibir un revés, puede volver a intentarlo en una instancia superior.

Te puede interesar: ANSES: cuánto cobrarán los jubilados con el aumento de marzo

De no mediar sorpresas, todo hace pensar que este año Gil Pereg deberá enfrentar un jurado popular que si lo encuentra culpable recibirá la pena de prisión perpetua.

El hecho

Saroussy y Pereg llegaron a Mendoza el 11 de enero pasado para visitar al hijo de Saroussy, Nicolás Gil Pereg -así se hacía llamar-, quien vive en la provincia desde hace diez años aproximadamente. Al día siguiente se reunieron con el hombre y los tres fueron juntos hasta el lugar donde vivía en condiciones de poca higiene: un predio ubicado en las inmediaciones del cementerio de Guaymallén. Desde ese momento, no fueron vistas nunca más.

 Embed      

Gil Pereg fue sospechoso por su extraño modo de vida -vivía como un marginal pero tenía 3 millones de pesos en su domicilio-, aunque nunca se pudo encontrar pruebas para vincularlo. La Justicia investigó el caso como una averiguación de paradero hasta el 25 de enero cuando un cotejo con una mancha hallada en su domicilio determinó que era sangre de las víctimas. Esa misma jornada fue detenido y al día siguiente se encontraron los cuerpos.

Lily Pereg, quien era docente de microbiología en Australia, fue ultimada de tres disparos. En tanto que la madre del acusado fue estrangulada. Ambas fueron empaladas con un hierro de construcción cuando ya estaban sin vida.

Te puede interesar...