El jueves fue una jornada de éxitos para la Unidad Fiscal de Homicidios. Tres asesinatos en Mendoza, entre ellos el de Florencia Romano (14), quedaron esclarecidos con duras condenas. A ese dato se agrega que se resolvieron en juicios abreviados, donde los homicidas asumen la autoría de los hechos. Una constante en los últimos tiempos en la provincia.

Los crímenes de Florencia Romano, Daiana Aballay y David Calderón terminaron con condenas a prisión perpetua o 25 años de cárcel en la jornada de ayer. Cuatro personas decidieron confesar ser los asesinos y de esta forma evitaron enfrentar a un jurado integrado por doce ciudadanos que decidiera su suerte.

Seguir leyendo

Pablo Arancibia Florencia Romano femicidio.jpg
Pablo Arancibia fue condenado en un juicio abreviado.

Pablo Arancibia fue condenado en un juicio abreviado.

El jefe de la Unidad Fiscal de Homicidios, Fernando Guzzo, detalló en conferencia de prensa que en lo que va de 2021 han logrado sentencias condenatorias en 104 causas –que van desde lesiones graves hasta homicidios agravados-. De este número, 87 fueron resueltas en proceso abreviados. “Esto habla bien del buen nivel de investigación que estamos teniendo”, consideró el magistrado ya que los sospechosos quedan casi sin posibilidades de zafar de la situación en un debate convencional.

El investigador manifestó que los proceso abreviados “generan un gran ahorro para el erario público porque en este tipo de juicios hemos podido evitar 6 jurados populares, que genera un gasto para el Estado”.

También detalló que es “ínfimo” el porcentaje de casos en los cuales no se ha logrado identificar a los sospechosos.

imagen.png
Rápida resolución en los asesinatos en Mendoza.

Rápida resolución en los asesinatos en Mendoza.

Fernando Guzzo adelantó que para el resto de año tienen previsto realizar entre 6 y 7 juicios por jurados en causas de homicidios agravados, entre los cuales se destaca el caso Gil Pereg, que se deberá realizar antes de diciembre ya que en enero se vence la prisión preventiva contra el sospechoso de asesinar a su madre y su tía, las turistas israelíes Phyria Saroussy y Lily Pereg.