Diario Uno > Judiciales > Chacal

Le dieron 22 años a Chacal que abusó a su hija durante años

El Chacal de 52 años comenzó con los vejámenes cuando la víctima tenía 8 años. La denuncia se radicó el año pasado, cuando la mujer ya tenía 30

Recién cuando vio a su hija al lado de su padre, su cabeza hizo click. Había pasado más de 20 años desde el primer abuso que sufrió por parte de su progenitor. La historia de una denuncia que terminó con una dura condena contra un Chacal mendocino.

Ahora tiene 30 años. Pero todo comenzó cuando tenía 8. A esa edad sufrió el primero de muchos abusos sexuales por parte de su padre. Puertas para afuera, nadie lo notaba. Según consta en la causa judicial, el hombre la llevaba de vacaciones, le enseñó a manejar. Parecía un buen padre.

Los vejámenes continuaron a lo largo de los años pero no fue necesario para el violador utilizar la violencia física o amenazar a la víctima. La pequeña niña llegó a normalizar en forma patológica que su padre la abusara. Así lo confirmaron las pericias psicológicas.

Pasaron los años y la víctima se casó con un hombre y tuvo dos hijos. Ya trascurría 2019 cuando decidió volver a visitar a su padre con la compañía de una de sus hijas. La imagen de la pequeña junto al hombre que la abusó fue lo que la llevó a hacer el click y dar a conocer su historia. Ya que la niña tenía casi la misma edad que ella al momento en el que comenzaron los abusos.

Allí fue cuando radicó la denuncia y se inició un expediente que terminó en sentencia el miércoles pasado. El Chacal de 52 años –se reserva su identidad para no develar la de la víctima- recibió una pena a 22 años de prisión por parte de juez Diego Lusverti. Continuará en prisión domiciliaria –beneficio que obtuvo antes del juicio- hasta que quede firme el fallo.

Fue condenado no sólo por los abusos sexuales con acceso carnal agravados por el vínculo sino también por el delito de corrupción de menores, es decir, alterar la psiquis de la víctima para llevar a normalizar los vejámenes.

En la etapa de alegatos, la fiscal de Delitos Sexuales Cecilia Bignert había solicitado una pena de 20 años, en tanto que la querella reclamó 30 años de prisión y la defensa la absolución.

Seguir leyendo