Renunció definitivamente para jubilarse la jueza María Eugenia Ibaceta, quien había estado de licencia psiquiátrica durante más de un año.

Lo hizo por escrito dirigido al gobernador Rodolfo Suarez, quien ya aceptó.

La dimisión fue presentada en Mesa de Entradas de Casa de Gobierno y rige a partir del 1 de agosto.

La carrera de la jueza María Eugenia Ibaceta

Ibaceta tiene 61 años y en abril regresó a su despacho tras una larga licencia por razones de salud mental.

imagen.png
La jueza María Eugenia Ibaceta renunció para jubilarse.

La jueza María Eugenia Ibaceta renunció para jubilarse.

Sin embargo, a los pocos días dejó de trabajar y renovó el permiso por licencia psiquiátrica para apurar el trámite jubilatorio.

Quienes la conocen y tratan diariamente coincidieron en que su estado general no era bueno y que no estaba en plenitud para ejercer la función de magistrado.

Antes de aquel retorno, el juzgado estuvo a cargo de la conjueza Marina Sánchez.

Ahora, Sánchez vuelve a ocupar el sillón de Ibaceta de manera interina hasta que el Consejo de la Magistratura elija al sucesor, que será fruto de un concurso.

Alta repercusión

La renunciante jueza Ibaceta ha trabajado en casos de amplia repercusión, como la regulación del fracking y la celebración de la Virgen del Carmen de Cuyo en las escuelas estatales.

Sin embargo, se hizo conocida en 2009 por haber intentado arrojarse al vacío desde la terraza de la Municipalidad de Mendoza a la salida de su trabajo en los tribunales.

Ibaceta había ingresado al Poder Judicial el 5 de enero de 1991.

Por entonces, no se rendía examen para ser juez y todos los magistrados eran designados directamente por los gobiernos de turno.

A partir de la creación del Consejo de la Magistratura, todos los aspirantes a jueces, fiscales y defensores oficiales deben rendir examen y una vez aprobado pasar por el filtro de la Legislatura.

Te puede interesar: Gullé: "Había que endurecer las penas de las tentativas porque muchos jueces daban la mínima"