La Suprema Corte de Justicia comienza a definir un caso de violencia de género institucional en perjuicio de una mujer cuya situación derivó en el suicidio.

Los demandados son dos jueces de Familia, un ex empleado del OAL y el Estado provincial.

Este martes, los supremos María Teresa Day, Julio Ramón Gómez y Pedro Jorge Llorente escucharán al último testigo del caso que ya pasó por diversas instancias y ahora llega a la etapa de definiciones con los alegatos orales de las partes y la sentencia.

teresa-day-integra-la-sala-i-la-corte-justicia-y-ya-tiene-quien-la-reemplace-el-mpf.jpg
Teresa Day.

Teresa Day.

La acción civil fue promovida por la familia de la mujer que se quitó la vida. Previamente había denunciado a quien era su pareja por violencia de género.

El principal argumento indica que pese a haber hecho las presentaciones recomendadas y de rigor en la Justicia, no fue protegida tal como prevén las convenciones y leyes internacionales para los casos de violencia en contexto de género.

Los denunciados son los jueces de Familia Marcos Krochick y Marisa Peralta y el agente del OAL departamento Godoy Cruz Luis Casas y el Estado provincial.

Se les reclama una fuerte indemnización en dinero.

En representación del padre y la hijita de la víctima fatal intervienen los abogados Carolina Jacky y Carlos Lombardi.

Que el procedimiento y seguimiento del caso no se realizó con perspectiva de género es otra de las cartas que la familia de la víctima fatal pone sobre la mesa.

Cintia Villarruel se quitó la vida, según los demandantes, como consecuencia de la falta de respuestas del sistema público al momento de abordar esta grave problemática como es la violencia de género.

A quien era su pareja se le atribuyen un cúmulo de acciones y conductas que afectaron su salud emocional y su ánimo, incluso sus condiciones físicas.

Las presentaciones judiciales realizadas oportunamente son parte del expediente que nuclea el reclamo civil contra los magistrados, el ex empleado del OAL y el Estado mendocino.