Federico Camargo (44) buscó por todos los medios evitar atravesar una prisión perpetua, pero no lo logró. La Corte nacional confirmó la condena en su contra por el femicidio de Natalia Calderaro, la mujer de 31 años apuñalada en su casa ubicada en la localidad de Carrodilla a mediados de 2017.

En los últimos días de diciembre, la Corte Suprema de Justicia declaró inadmisible un recurso de extraordinario que había presentado la defensa del Mono Camargo, agotando así la última instancia de apelación a la condena. La resolución fue firmada por los ministros Horacio Rosatti, Juan Maqueda y Ricardo Lorenzetti.

De esta forma, el femicida recibió el último revés judicial en su contra y recién cuando tenga 74 años estará habilitado para solicitar algún tipo de beneficio como una libertad condicional.

Natalia Calderaro.jpg
Natalia Calderaro y Federico Camargo, víctima y femicida.

Natalia Calderaro y Federico Camargo, víctima y femicida.

Femicidio en Luján de Cuyo

El hecho ocurrió el 15 de febrero de 2017 en el interior del barrio Buena Vista, en la localidad de Carrodilla. Más precisamente, en un pasaje ubicado en la calle América al 7.600. En ese domicilio residían Natalia Calderaro (31), su hija de menos de 2 años, Federico Camargo y la madre de este último.

En la horas de la tarde, Camargo salió corriendo del departamento y su madre, quien vivía en la parte de adelante de la propiedad, le preguntó qué sucedía. La respuesta fue que su novia se había desmayado luego de intentar quitarse la vida ingiriendo medicamentos. Por antecedentes de violencia de género, la madre del Mono sospechó que su hijo tenía algo que ver y le pidió a una vecina que llamara al 911.

Cuando arribó una ambulancia los profesionales constataron el deceso de Natalia Calderaro y notaron a simple vista presentaba moretones por un golpiza. Rápidamente se ordenó la detención de su concubino. Días después, la autopsia que realizó el Cuerpo Médico Forense (CMF) determinó que murió por asfixia por estrangulamiento, además de haber sido golpeada.

Si bien Camargo escapó del lugar, la policía tardó apenas unas horas en encontrarlo en una vivienda del barrio Tres Estrellas, en Godoy Cruz. Desde entonces está alojado en el penal ya que en mayo de 2018 fue condenado a prisión perpetua.