La Suprema Corte de Justicia confirmó la condena a 6 años de prisión por abuso sexual contra Alejandro Salas, celador del colegio Murialdo, en perjuicio de una alumna de 4 años.

Los supremos José Valerio, Mario Adaro y Omar Palermo se pronunciaron de manera unánime este lunes con una sentencia que fue revelada públicamente este martes.

jose-valerio-omar-palermo-y-mario-adaro-la-sala-segunda-la-corte-local.jpg
Valerio, Palermo y Adaro confirmaron la condena al celador de Murialdo.

Valerio, Palermo y Adaro confirmaron la condena al celador de Murialdo.

Rechazaron el planteo de apelación presentado por los abogados de Salas y confirmaron el fallo condenatorio número 1.246 del Tribunal Penal Colegiado también unánime de los jueces Eduardo Martearena, Belén Salido y Mateo Bermejo.

Salas está detenido en su casa en la modalidad de prisión domiciliaria con tobillera electrónica desde 2019. Había sido capturado en agosto de 2018 cuando se radicó la denuncia y comenzó la investigación.

El caso

Villa Nueva, Guaymallén. Agosto de 2018.

El celador de Murialdo fue detenido en su casa después de que la madre de una alumna de la sala de 4 años denunció que su hija había sido abusada sexualmente. Los peritajes médicos confirmaron el cuadro y se inició la pesquisa judicial.

La comunidad educativa de Murialdo entró en shock. Salas ha trabajado en el colegio durante diez años. Entre otras funciones, abriendo y cerrando los portones de acceso de los alumnos.

La Justicia dispuso que fuera alojado en el centro de detención transitorio y la fiscal de Delitos Sexuales, Cecilia Bignert, avanzó con la producción de pruebas: testimonios, audiencias en Cámara Gesell, visualización de cámaras de seguridad del colegio, el trabajo de perros rastreadores y análisis del contenido del celular del imputado.

Confirmada la prisión preventiva, Salas, quien había estado internado temporalmente en el neuropsiquiátrico El Sauce -emocionalmente afectado por su situación- pasó a cumplir prisión domiciliaria con tobillera. Allí habló con Diario UNO y negó haber abusado de la niña.

El Tribunal Penal Colegiado 1 lo juzgó y en mayo él escuchó la sentencia a través del videochat. Seis años de prisión.

La fiscal había pedido que fueran 8 años; los abogados de la madre, diez.

Seguir leyendo