Una madre será juzgada, acusada de homicidio culposo, por la muerte de su hijo de 2 años, quien falleció cuando era amamantado y ella estaba alcoholizada. Además de sufrir la muerte de su bebé, Rebeca Fernández deberá enfrentar un juicio donde podría recibir una condena de hasta 5 años de cárcel. La acusación sostiene que el accidente en Guaymallén donde murió el pequeño de 2 años fue causado por una negligencia de su mamá, que está imputada por homicidio culposo y arriesga una pena de 1 a 5 años de cárcel.

En los próximos meses, la mujer de 34 años se sentará en el banquillo de acusados enfrentando una imputación de homicidio culposo -de 1 a 5 años de prisión-. El fiscal de Homicidios Carlos Torres sostiene que Rebeca Fernández actuó en forma negligente al llegar alcoholizada a su domicilio y amamantar a la criatura.

La defensora oficial de Homicidios, Ximena Morales, había intentado evitar que la madre llegue a juicio planteando que no hay elementos suficientes para atribuirle la responsabilidad a la madre ya que el bebé puede haberse asfixiado con cualquier elemento de su alrededor. Sin embargo, el juez Federico Martínez terminó rechazando la oposición y confirmó la elevación a juicio del expediente.

Accidente en Guaymallén

La investigación reconstruyó que Rebeca Fernández salió de su casa en la noche del sábado 1 de julio de 2017. La mujer dejó a su hijo de 11 años como responsable a cargo de su hermanito más pequeño de 2 años. En horas de la madrugada regresó al domicilio ubicado en el barrio Capilla del Rosario II tras haber tomado algunas bebidas alcohólicas. El bebé estaba llorando por lo que comenzó a amamantarlo.

Cerca de las 6, la pareja de Rebeca Fernández llegó al domicilio y se encontró con la mujer dormida prácticamente encima del pequeño. El niño ya estaba sin vida. La necropsia que realizó el Cuerpo Médico Forense (CMF) determinó que el bebé murió por asfixia.

En un principio la mujer había sido imputada por homicidio agravado por el vínculo, por lo cual arriesgaba una pena de prisión perpetua. Incluso estuvo alojada en el penal de El Borbollón durante un tiempo. Sin embargo, el fiscal Torres cambió la hipótesis a homicidio culposo, considerando que se trató de un hecho de negligencia.