La investigación nació el 13 de febrero de 2019 gracias a otra investigación de narcotráfico que ya había desbaratado a otra banda con un modus operandi similar. En este caso la lupa se puso sobre Roberto Di Lorenzo (41) quien estaba sospechado de traficar cocaína desde el norte argentino hacia Mendoza. La droga era acopiada en un lavadero de autos ubicado en Acceso Norte y Reconquista, en Las Heras.

La pesquisa, que incluyó escuchas telefónicas y tareas de vigilancia, determinó que la banda mendocina viajaba a Córdoba en la segunda quincena de cada mes para obtener los cargamentos y luego eran distribuidos en Mendoza. El proveedor era un hombre oriundo de Salta identificado como Ramón Andrés Robles (46). Los traslados eran realizados con distintos vehículos y estaban a cargo de Di Lorenzo, Daniel Fabián Barcelo (36), Luis Figueroa Moreira (35) y Juan Carlos Palacio (47), según sostiene la pesquisa.

Roberto Di Lorenzo.jpg
Di Lorenzo, el presunto organizador y financista de la narcobanda mendocina.

Di Lorenzo, el presunto organizador y financista de la narcobanda mendocina.

El avance de la investigación determinó que la banda de mendocinos se iba a encontrar con su proveedor aprovechando que en Mendoza se realizaban las elecciones PASO y que iban a escasear los controles ruteros. Policías se apostaron en el Arco Desaguadero y el día 8 de ese mes lograron detener dos vehículos -una VW Tiguan y un VW Gol Trend- en el que circulaban los sospechosos ingresando a Mendoza. En el respaldar del asiento trasero del auto hallaron 15 kilogramos de cocaína, en ese momento valuados en 10 millones de pesos.

Los ladrillos de droga tenían el sello de un delfín, marca características del Cártel del Golfo, una de los organizaciones narcos más importantes de México. Sin embargo, los pesquisas creen que la cocaína no provenía de ese país. De hecho, detectaron que el celular del proveedor se había activado en Bolivia por lo que presumen que ese era el origen de la sustancia.

El salteño Ramón Robles fue detenido en septiembre de 2019 cuando lo encontraron con 40 kilogramos de la misma droga en la localidad de Guachipas. Se cree que el hombre era proveedor de narcotraficantes de todo el país y hasta sospechan que continuó con su actividad mientras estaba privado de su libertad.

Ramón Robles.jpg
Robles sería el proveedor de la sustancia.

Robles sería el proveedor de la sustancia.

En el celular de Di Lorenzo se encontró un audio de Whatsapp en el que Robles le decía que se dirigiera al club Banfield de Córdoba que era donde estaba oculta la cocaína: "Vaya y pregunte por el portero. Le tiene que dar la cerámica, son quince cajas de cerámica para la obra, después nos juntamos".

Los cinco sospechosos comenzaron a ser juzgados el martes pasado por el Tribunal Oral Federal 1, aunque bajo distintas calificaciones. La fiscal federal María Gloria André sostiene que Di Lorenzo era el organizador y financista de la narcobanda -de 12 a 26 años de cárcel-, que Ramón Robles cometió el delito de comercio de estupefacientes agravado -de 6 a 20 años- y que Barcelo, Moreira y Palacio incurrieron en transporte de estupefacientes agravado -de 6 a 20 años-.