Desigualdad en la Justicia

Juezas observaron formalmente las candidaturas a la Corte Suprema por la falta de postulación de mujeres

La jueza y abogada constitucionalista mendocina Gabriela Ábalos repasó los argumentos del planteo. "Las mujeres no acceden a cargos sin concurso", denunció

Es uno de los argumentos presentados formalmente por la Asociación de Mujeres Juezas de Argentina en la observación formulada ante el ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, sobre la propuesta de candidatos a la Corte.

La mendocina explicó que la intención de la objeción es "abrir los ojos a la sociedad y al Presidente" pero la misma no es vinculante, por lo que este puede hacer caso omiso a la misma.

►TE PUEDE INTERESAR: Ser mujer y magistrada, un status que solo unas pocas tienen en la Justicia Federal de Mendoza

Gabriela Abalos.jpg
La jueza Gabriela Ábalos, integante de la Asociación de Mujeres Juezas de Argentina.

La jueza Gabriela Ábalos, integante de la Asociación de Mujeres Juezas de Argentina.

Mujeres ausentes en la Corte Suprema

La presidenta de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina, Susana Medina, en cumplimiento del mandato otorgado por las socias y conforme el estatuto, realizó el 3 de mayo la presentación formal de observación del proceso de candidaturas a la CSJN, efectuada por el Presidente de la Nación mediante publicación en Boletín Oficial el 15 de abril de 2024.

Explican las mujeres juezas de la Argentina en ese escrito que "desde hace más de 160 años, la Corte ha sido integrada con jueces varones para ocupar la más alta magistratura del Poder Judicial" y que por tanto "se han designado en dicho órgano judicial 109 jueces varones y apenas 3 mujeres, representando estas últimas menos del 3% del total".

Esta disparidad resalta la crítica sub-representación femenina en la CSJN, dicen las letradas.

image.png
La presidenta de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina, Susana Medina.

La presidenta de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina, Susana Medina.

"Ese dato pone en contexto una realidad de desigualdad estructural, cual es que las mujeres han sido históricamente desconsideradas para ocupar ese prestigioso rol, al igual que ocurre en cargos de mayor jerarquía dentro del Poder Judicial", reza el escrito.

Para sumar como dato, la propia Corte actualizó este año el Mapa de Género de la Justicia argentina y destacó las dificultades de las mujeres para acceder a cargos de autoridad máxima: del total de ministros, procuradores generales y defensores generales, solo el 29% es mujer.

La proporción de mujeres también es menor respecto de la de hombres jueces, procuradores, fiscales o defensores. En tanto que de los camaristas nacionales o jueces de tribunales colegiados, por ejemplo, solo el 24% es mujer.

La Asociación de Mujeres Juezas resalta que esos obstáculos son estructurales y de acceso a los cargos. Que no es ni producto del azar ni responde a causas naturales, sino que "ello solo es producto de decisiones basadas a lo largo de la historia que han sido y continúan siendo el reflejo de una estructura social de arrastre, que ha legitimado a lo largo de los años a que cargos de este tenor deban ser ocupados por varones".

Teresa Day Asociación de Juezas.jpeg

La mendocina Gabriela Ábalos, magistrada del Tribunal de Gestión Judicial Asociada en lo Tributario de Mendoza e integrante del Consejo Ejecutivo de Mujeres Jueces de Argentina, asegura que "en los cargos judiciales donde hay concursos, las mujeres acceden en condiciones de igualdad. El punto, -dice- es que eso no pasa cuando no hay concursos, porque no se llega al análisis del mérito".

►TE PUEDE INTERESAR: Sólo 2 mujeres llegaron a la Suprema Corte de Mendoza: Aída Kemelmajer y Teresa Day

En este caso puntual de candidaturas para la Corte no hay un concurso técnico, no existe la posibilidad, ni para hombres ni para mujeres, de demostrar la idoneidad y el espacio que tiene el Ejecutivo para proponer candidato es amplio, dado que los únicos requisitos son los ocho años de ejercicio de la profesión de abogado y tener las calidades requeridas para ser senador nacional.

Recién en la presidencia de Néstor Kirchner se incorporó la posibilidad de que la sociedad pueda realizar observaciones. Gracias a esa facultad es que ahora la AMJA formuló objeciones formales, aunque, de todas maneras, no son vinculantes.

"La Asociación de Mujeres Juezas -que tiene 30 años de antigüedad- formuló una observación haciéndole ver al Presidente la lucha de la Argentina de hace 40 años para lograr la igualdad entre hombres y mujeres", expresó Ábalos.

El planteo es que para las mujeres, con la sola idoneidad no basta. "Ante la postulación de dos varones, antes de analizar el mérito, lo que se expresa es que el problema es que debería haber mujeres. Ese es el paso previo que la Asociación quiere mostrar", explicó la jueza mendocina.

Así como está la cuestión hoy, se está "convalidando una situación discriminatoria".

"No se trata de medir si la mujer es mejor o peor que el varón, sino que las visiones se complementan. Esto no es cuestión de competencia, sino de que la mujer es igual en materia de idoneidad y complementa la visión del hombre porque integra la sociedad de la misma manera", explicó.

"No hay más justicia cuando no hay mujeres porque las mujeres sí accedemos a los cargos cuando podemos demostrar la idoneidad. El problema se da cuando no se puede demostrar objetivamente y entran a jugar otros elementos", se quejó Ábalos.

¿Hasta cuándo?

Otro de los puntos que expuso la Asociación de Mujeres es que si los postulantes que se proponen para la Corte tienen 55 y 53 años, los actuales tienen 68, 67 y 65, y un juez permanece en su cargo hasta los 75, "por al menos 7 años, no habrá representación femenina en el máximo tribunal, y se asegura que por los próximos 20 años habrá al menos dos varones".

Los argumentos se extienden basándose en la Constitución Nacional y en Tratados internacionales.

"Es importante recordar la historia para construir la memoria de las generaciones presentes y futuras", expresa Susana Medina en el escrito presentado ante el Ministerio de Justicia; que cierra: "Pasaron más de dos siglos, desde aquel manifiesto anónimo aparecido en el primer diario argentino llamado el Telégrafo Mercantil, cuyo número inicial se publicó el 1º de abril de 1801, donde una anónima lectora que firmó bajo el seudónimo La amante de su Patria decía 'Señor Editor: ¿Por qué las señoras del país no hemos de tomar parte en los útiles trabajos de Usted?'".