Este martes la Justicia terminó de resolver una causa por múltiples abusos sexuales que terminó con un ingeniero condenado. El hombre, de renombre por su labor, recibió una dura pena en su contra.

Te puede interesar...

Lucio García, de 52 años, fue encontrado culpable de abusar a tres de sus sobrinas que tenían 8, 9 y 14 años en el momento de los hechos . La extensa investigación por los hechos ocurridos hace 10 años finalizó con un juicio abreviado.

Mario García, un ingeniero civil conocido por ser director de varias empresas y estar en pareja con una jueza vial, recibió una pena de 13 años de prisión por abuso.

Admitió haber cometido los hechos y la jueza Miriam Montaldi aprobó el acuerdo al que llegaron la fiscal Virginia Rumbo, el abogado de las víctimas, Sergio Salinas, y la defensa.

De esta forma, se cierra un círculo de una una historia de abuso de menores que comenzó en 2012, cuando una de las víctimas le confesó a su madre los abusos que sufría por parte del hombre. Cuando la menor rompió el hielo, sus dos hermanas también sumaron acusaciones.

La madre de las víctimas hizo la denuncia años después, cuando algunas de ellas eran mayores de edad y podían afrontar un expediente penal. En el mismo declararon y brindaron el relato sobre los vejámenes a los que fueron sometidas por Mario García en una propiedad en Chacras de Coria.

Las pericias psicológicas, claves en la pesquisa, confirmaron que no había indicios de fabulación en los testimonios y a su vez confirmaron que el ingeniero condenado tiene un perfil de abusador sexual.

El hombre había sido detenido en junio del año pasado cuando se presentó a votar en las elecciones primarias en Mendoza y desde entonces se encuentra alojado en el penal, donde ahora deberá purgar la pena.