El asesinato de Ginés Gracián Borghello (25) todavía sigue sin tener una respuesta firme. Pero este martes comenzará un nuevo juicio para cambiar esa realidad. El Junior, quien ya fue absuelto en un primer debate, volverá a sentarse en el banquillo de acusados.

Jonathan Roldán volverá a ser el protagonista del debate. Es la segunda vez que lo juzgan por el crimen en Las Heras, ya que en marzo del año pasado terminó absuelto por el asesinato -igual quedó detenido porque fue encontrado culpable de un robo agravado-.

Te puede interesar...

Es que al Suprema Corte de Justicia anuló esa sentencia asegurando que el juez no había valorado bien las pruebas. Por un lado, el tribunal indicó que se no tuvo en cuenta un audio donde familiares de Jonathan Roldán aseguran que "fue el Junior, la cosa es así, fue el Junior, fue el Junior" y que su madre "lo desnudó al Junior y lo lavó con lavandina, viste?" para ocultar el hecho.

El máximo organismo de Justicia también consideró que si bien hubo ciertas incongruencias en la declaración de dos testigos de identidad reservada, quienes dijeron haberlo visto a Roldán después de cometer el hecho e incluso haber escuchado que su novia le decía "¿cuál te mandaste?", no se tuvo en cuenta que existen presiones y amenazas por parte de la familia del acusado.

En este segundo debate, otra vez será el fiscal de Homicidios Carlos Torres quien lidere la acusación -en el juicio anterior había pedido 19 años de prisión por el asesinato de Ginés Gracián-.

Jonathan Junior Roldán (1).jpg
Junior Roldán volverá a ser juzgado.

Junior Roldán volverá a ser juzgado.

Crimen en Las Heras

Ginés Gracián era un joven simpatizante de Independiente Rivadavia que tenía problemas de adicción a las drogas. Según la pesquisa, en la noche del 26 de abril de 2016 se dirigió al barrio Cristo Redentor posiblemente para comprar marihuana. Minutos después, un llamado al 911 alertó sobre un cadáver que se halló en la plaza de esa barriada.

La investigación por el crimen en Las Heras comenzó en manos del entonces fiscal departamental Fernando Giunta, luego pasó a la magistrada de Homicidios Claudia Ríos y terminó en manos de Carlos Torres, también de esa Unidad Fiscal.

Debido a los temores y aprietes que suelen suceder en zonas marginales, fue difícil la ubicación de testigos para esclarecer el hecho. Un sospechoso identificado como Tiki Tiki cayó detenido casi un año después, aunque las pruebas lo desvincularon y recuperó su libertad con el paso de los días. Luego fue el turno de Jonathan Roldán, quien quedó con prisión preventiva.