Judiciales Florencia Peralta

Estuvo dos años detenido por el crimen de una policía pero era inocente

Por UNO

Finalmente fue sobreseído de la causa Gassimou Barry, quien estaba acusado por el homicidio de Florencia Peralta, la mujer policía asesinada en su casa en San Rafael el 13 de septiembre de 2016.

El hombre oriundo de la República de Guinea cumplía prisión domiciliaria y pesaba sobre él una doble imputación alternativa de "homicidio agravado" y de "encubrimiento agravado" por haber tenido en su poder el teléfono celular de la víctima.

Su abogado defensor solicitó el sobreseimiento ya que el acusado se había encontrado el teléfono en la vía pública y se sacó una selfie sin saber que era el de la víctima fatal. Incluso el fiscal adhirió al pedido, por lo que este miércoles quedó desligado del caso tras dos años de detención preventiva.

Versión del acusado

El africano detenido en Rosario en agosto de 2017, luego de que se detectara a través de las antenas celulares que había tenido en su poder el teléfono que fue de Florencia Peralta, sostiene que encontró el aparato tirado en una acequia de calle Pellegrini, en la zona de la Catedral, el día siguiente al crimen.

Asegura que le colocó un nuevo chip en la terminal de San Rafael, se volvió a su lugar de residencia en el norte de Mendoza (luego de hacer venta ambulante), se lo quiso regalar a su novia pero como se lo rechazó, lo terminó vendiendo a los pocos días.

Una vez que Barry fue detenido y trasladado a San Rafael, primero estuvo alojado en un calabozo de la Comisaría 32 y luego en la cárcel, hasta que se lo benefició con la prisión domiciliaria, que cumple en una casa del abogado Guillermo Rubio con el monitoreo de una pulsera electrónica.

En esta causa el principal acusado es Damián Ortega, ex pareja de Florencia, quien inicialmente fue acusado de matar a la joven, pero con la aparición del guineano el caso se tornó más complejo.

Temas relacionados: