Diario Uno > Judiciales > Florencia

Elemento clave: aún no encuentran el celular de Florencia

El contenido del teléfono de Florencia puede ayudar en la investigación para saber qué pasó en sus últimas horas de vida, mientras estaba con Pablo Arancibia

Uno de los elementos que puede ser clave en la investigación sobre el femicidio de Florencia Romano es su celular. Los pesquisas tratan de encontrarlo, pero aún no dan con él. Allí puede haber contenido que sirva para conocer los últimos minutos de vida de la adolescente de 14 años.

Fotos, videos, audios, geoposicionamiento. Todo puede estar en el teléfono de Florencia y se pueden conocer detalles cruciales para la investigación sobre su muerte y sus últimos momentos junto con Pablo Arancibia (33), por eso los investigadores siguen buscando el celular de la joven.

Te puede interesar...

Uno de los últimos datos que se conoció en torno a la investigación fue que Micaela Méndez (27) posiblemente no haya estado durante todo ese fin de semana en su casa, donde vivía con Arancibia.

Al parecer, Méndez habría estado el sábado 12 y el domingo 13 pasado en la casa de unos allegados. Eso se puede verificar por la ubicación de su celular durante ese fin de semana. De ser así, cuando regresó a su casa del Callejón Berra y calle Padre Vázquez, de Gutiérrez, Maipú, no había nada que hiciera sospechar que en ese mismo lugar había ocurrido un asesinato.

En caso que los fiscales de Homicidios Fernando Guzzo y Claudia Ríos confirmen esta información, Méndez podría recuperar su libertad, tal como lo pidió su defensor oficial Rafael Manzur.

Por eso, el celular de Florencia también es importante. Se sabe que se sacó selfies junto a Arancibia mientras tomaban cerveza, y puede haber otras imágenes que revelen más detalles o si hubo otra persona en el lugar.

A pesar de todo esto, Arancibia hizo comentarios dentro del contexto de la cárcel, y no formalmente ante la fiscalía, y habría intentado responsabilizar del femicidio a su novia, y así desligarse por completo del crimen.

Dijo que el sábado cuando Florencia estaba en su casa, salió a comprar una gaseosa para el fernet, y cuando regresó se encontró con que Méndez había matado a la adolescente.