Diario Uno > Judiciales > Abusos

El segundo juicio por los abusos en el Próvolo arranca el 3 de mayo

En mayo inicia el segundo juicio por los abusos a menores del Instituto Próvolo. Kosaka Kumiko es una de las 9 imputadas y está con prisión domiciliaria

Luego de que se tuviese que reprogramar debido a la pandemia, la Justicia de Mendoza estableció que el segundo juicio por los abusos a menores que se produjeron en el Instituto Próvolo, de Luján, inicie el 3 de mayo. Se realizará de forma semipresencial para continuar con las medidas de seguridad. Hay nueve imputados, entre ellos la monja Kumiko Kosaka y otra religiosa.

El lunes 3 de mayo se dará inicio a un nuevo debate que buscará establecer las responsabilidades que tuvo parte del ex personal del instituto para niñas y niños hipoacúsicos en los abusos y vejaciones que se produjeron durante varios años en el edificio que ahora ocupa la Municipalidad de Luján en calle Boedo.

Te puede interesar...

En el primer juicio fueron condenados los sacerdotes Horacio Corbacho y Nicola Corradi, también se encontró culpable al exjardinero Armando Gómez por dos hechos. Los religiosos recibieron una setencia de 45 y 42 años de cárcel al ser encontrados penalmente responsables de abuso sexual con acceso carnal, agravado por ser el encargado de la guarda; abuso sexual simple, agravado por ser el encargado de la guarda y por su comisión contra un menor de 18 años aprovechando la situación de convivencia preexistente en modalidad continuada; abuso sexual gravemente ultrajante; promoción a la corrupción de menores, agravado por ser el auto encargado de la guarda.

En esta oportunidad, quienes se sentarán en el banquillo de los acusados serán: las monjas Kumiko Kosaka y Asunción Martínez, la representante legal del Próvolo Graciela Pascual, las ex directoras Gladys Pinacca, Valeska Quintana, Cristina Leguiza y Laura Gaetán, la psicologa Cecilia Raffo y la cocinera Noemí Paz.

Kumiko es la única con prisión domiciliaria, al resto se les otorgó el beneficio de la libertad. Es que la religiosa es la más comprometida y está imputada como partícipe primaria de los abusos, en siete hechos, en uno de los cuales está sindicada como autora penalmente responsable de un abuso simple.

Las otras ocho imputadas llegan al debate en libertad, aunque Graciela Pascual ya estuvo detenida por un lapso mayor a dos años.