Diario Uno > Judiciales > Juez

El juez Cadile explicó porqué se fue del megajuicio Próvolo 2

"Si continuaba ponía en riesgo la credibilidad del Tribunal", dijo el juez y aseguró que los chats con fiscales que lo obligaron a renunciar son "privados"

El magistrado, quien dejó su lugar a Gabriela Urciuolo en la conducción del megajuicio, quedó contra las cuerdas este lunes cuando la defensa técnica de la monja Kumiko Kosaka presentó como prueba una serie de chats entre el usía y un grupo de fiscales, donde quedaban plasmadas ciertas alusiones a la religiosa y al abogado.

"Somos amantes", había escrito Cadile acerca de él y de ella en el grupo de Whatsapp con otros magistrados. Un grupo que comenzó siendo de colegas y ya es de amigos. Y esta frase terminó sacándolo del megajuicio que él mismo había iniciado el 3 de mayo último.

"Las expresiones contenidas en el mencionado grupo de Whatssap corresponden a un ámbito absolutamente privado y conformado por un grupo de personas consideradas amigas y que en ese contexto deben ser tales expresiones interpretadas. Estimo que corresponde pedir disculpas a quienes se hayan sentido ofendidos por tales expresiones, en particular a la encartada Kumiko Kosaka y a las demás imputadas en autos", señaló Cadile en la resolución judicial a través de la cual explica su inhibición de seguir actuando como juez.

Sin embargo, enfatizó: "Deseo dejar bien claro que nunca he pretendido ofender a nadie y que simplemente tales expresiones -se reitera-, han sido exteriorizadas en un ámbito de confianza”.

Otra derivación importante tuvo este episodio: la Suprema Corte de Justicia, por mandato del presidente, Dalmiro Garay, inició un sumario a Cadile y el Ministerio Público Fiscal, por decisión del Procurador, Alejandro Gullé, advirtió a los fiscales participantes del grupo que la utilización de los celulares del trabajo debe ser exclusiva para temas laborales.

Varela Álvarez: "Es un día de luto"

Cadile siempre estuvo en la mira de la defensa técnica de Kumiko Kosaka, especialmente por su condición del conjuez mientras conducía la audiencia preliminar. Que aun no tuviera acuerdo del Senado provincial para ser juez titular motivó una recusación que no prosperó por haber sido presentada fuera de los plazos legales.

Ahora, Carlos Varela Álvarez -una vez concretada la salida de Cadile por el escándalo de los chats en los que se refería a su defendida Kumiko como su "amante"- habla con Diario UNO y dice que "la inhibición de Cadile no es motivo de alegría. No es un día de gloria. Por el contrario, es un día de luto; un día triste".

-¿Por qué?

- Porque no sabíamos de esta especie de doble vida de jueces y fiscales. Es lamentable en caso de personas que administran justicia.

Seguir leyendo