Diario Uno > Judiciales > Kumiko

El abogado de Kumiko apunta al juez Cadile para anular el juicio

Según Varela Álvarez, el juez Cadile preopinó con sus resoluciones en la audiencia previa del juicio; también ataca la legalidad de testimonios en Cámara Gesell

Apenas comenzó este lunes el segundo megajuicio por los abusos sexuales en el Instituto Próvolo, la defensa de la monja Kumiko Kosaka, una de las nueve acusadas, apuntó nuevamente contra Horacio Cadile, el juez que preside del debate y que había intervenido en la etapa previa.

Ya lo había cuestionado el abogado Carlos Varela Álvarez, semanas atrás, durante la audiencia preliminar, argumentando sospecha de parcialidad. Ahora, el abogado de Kumiko persigue un objetivo importantísimo: que se declare la nulidad del juicio porque Cadile llegó a este proceso habiendo preopinado a través de las resoluciones de la audiencia preliminar.

imagen.png
Horacio Cadile fue cuestionado por las monjas acusadas.

Horacio Cadile fue cuestionado por las monjas acusadas.

Cadile no está solo en el tribunal: lo acompañan sus pares Gabriela Urciuolo y Rafael Escot. Las usías Belén Salido y Belén Rena intervienen como suplentes.

La defensa de la monja Kumiko -única acusada que está detenida- apuntó a sacarlo del juicio por su condición de conjuez desde cuando estaba al frente de la audiencia preliminar.

Aquella recusación fue rechazada por Cadile y más tarde por un tribunal de alzada; este tribunal porque consideró que el recurso había sido presentado luego de que Cadile se convirtiera en juez con acuerdo del Senado y no antes.

Otros cuestionamientos

El nuevo planteo de Varela Álvarez deberá ser resuelto por Cadile, quien podrá aceptarlo o bocharlo.

La figura de Cadile no es el único cuestionamiento de la defensa de Kumiko: también la validez de las declaraciones de las víctimas en Cámara Gesell, pruebas importantísimas de cuya realización, según Varela Alvarez, no fueron avisados violentado el derecho de defensa.

La utilización del lenguaje de señas es otro aspecto sobre el cual las defensas técnicas de las imputadas han lanzado sus cuestionamientos como argumento para solicitar la nulidad del debate.

Más allá de las formalidades, el verdadero juicio a las nueve mujeres podrá comenzar recién después de que Cadile resuelva sobre los planteos de nulidad.

Será entonces el momento de las víctimas, de la lectura de la acusación fiscal y de la presentación de las pruebas a cargo de abogados, peritos y legistas. Y de la futura sentencia. Aunque para llegar a ese momento deberán pasar muchos meses de trabajo intenso.

Seguir leyendo