Luego de pelear por su inocencia, los hermanos Grangetto terminaron desvinculados de un crimen en Las Heras. Para esto fue necesario que su cuñado admita haber acribillado a disparos a un vecino con el que tenían problemas anteriores y sea condenado por el hecho de sangre.

Desde julio de año pasado que Maximiliano y Ezequiel Grangetto estaban sospechados de haber participado en el asesinato de Darío Roberto Cáceres (49). En un primer momento fueron señalados como instigadores, ya que una testigo aseguró que le dijeron “¡Matalo, matalo!” a su cuñado, Kevin Torres, autor de los disparos.

Con el avance de la investigación, los hermanos Grangetto consiguieron la prisión domiciliaria ya que un juez consideró que si existía algún tipo de sospecha era solamente por una participación secundaria en el crimen en Las Heras -es decir, sin la intervención de los jóvenes el asesinato se habría consumado igual-.

Kevin Torres.jpg
Kevin Torres admitió el asesinato de Darío Cáceres.

Kevin Torres admitió el asesinato de Darío Cáceres.

Finalmente, este lunes el fiscal de Homicidios Carlos Torres decidió sobreseerlos por el crimen de Darío Cáceres, tal como había solicitado meses atrás la abogada defensora Gabriela Massad. Para esto fue clave que al mismo tiempo se logró una condena a 12 años de prisión para Kevin Torres, quien admitió haber efectuado los cinco disparos y recibió esa pena en un juicio abreviado inicial.

Darío Cáceres fue asesinado el 14 de julio pasado, en horas de la tarde, cuando recibió cinco disparos en el barrio San Francisco. La investigación apuntó a una familia con la que había tenido problemas días atrás y terminó con la detención de dos hermanos y su cuñado.

Seguir leyendo