El abogado Mariano Cúneo Libarona, defensor del juez federal con competencia electoral Walter Bento, quien está imputado por corrupción y es investigado por lavado de activos por la Justicia Federal, aseguró que su cliente "va a declarar la semana que viene" en la investigación por asociación ilícita y pago de coimas que está en desarrollo.

"Quieren meterlo preso", dijo el experimentado defensor.

En diálogo con El Siete de Mendoza, Diario UNO y radio Nihuil, Cúneo Libarona enfatizó desde Buenos Aires que "no hay razones jurídicas" que sostengan la acusación fiscal por delitos tan graves y reclamó que "se estén violentando derechos" en perjuicio de su defendido, que es titular del Juzgado Federal 1 y cuya conducta ya es investigada por la Comisión de Acusación y Disciplina del Consejo de la Magistratura.

Dijo que Bento "está apabullado" por la imputación y la pesquisa judicial que también tiene a la esposa y a dos hijos en el centro de la escena, y justificó todo ese accionar con una frase sorpresiva: "Le tienen bronca".

Aprovechó Cúneo Libarona, quien acumula participación y experiencia en causas penales de alta exposición mediática -el caso Cópola, en 1996, entre otros- para poner en claro una cuestión que, aunque pareciera que complica a Bento, termina salpicando a otros magistrados.

"Al doctor Bento, a quien me honra defender, le cuestionan ciertos fallos referidos a ciertos imputados a los que, dicen, habría favorecido. Sin embargo, son fallos y resoluciones que contaron con el aval de la fiscalía e incluso de los estamentos superiores" "Al doctor Bento, a quien me honra defender, le cuestionan ciertos fallos referidos a ciertos imputados a los que, dicen, habría favorecido. Sin embargo, son fallos y resoluciones que contaron con el aval de la fiscalía e incluso de los estamentos superiores"

Walter Bento.jpg
El juez federal Walter Bento en una imagen de archivo.

El juez federal Walter Bento en una imagen de archivo.

La semana que viene, anticipó el letrado, vendrá a Mendoza para acompañar a Bento a prestar declaración indagatoria. Mientras, conduce la estrategia desde Buenos Aires con la colaboración de un letrado mendocino: Gustavo Gazali, quien asegura que no hay pruebas que incriminen a Bento y familia.

Palabras más palabras menos y en un lenguaje llano, Cúneo Libarona desactivó, en diálogo con los periodistas, las acusaciones que figuran en la causa judicial. Dijo que la gran cantidad de viajes del juez federal al exterior fueron "a pedido del Estado" en contraposición con la pesquisa para la cual fueron idas al exterior por cuenta propia y para invertir el fruto de la corrupción en bienes muebles.

Justificó que la gran cantidad de propiedades a nombre de la familia Bento es consecuencia, única y exclusivamente, de la sociedad conyugal con Marta Boiza, empleada de la Justicia Federal, que derivó en que algunas ya estén a nombre de los hijos, Nahuel y Luciano, funcionario y empleado judicial respectivamente.

Mientras, en la Justicia Federal de Mendoza, uno de los imputados comprometió aún más al magistrado.

Con diversos ejemplos, Cúneo Libarona sugirió, durante la entrevista, que la investigación está viciada. Y eso podría desembocar en pedidos de nulidades y otros planteos. "Hubo reuniones subrepticias y nos ocultaron peritajes", denunció ante las cámaras de El Siete y los demás medios de Grupo América Cuyo.

A Bento, manifestó, "le tomé mucho cariño y estima" y por eso puedo decirles que frente a la situación que está atravesando se siente "apabullado e indignado".

"Hubo atropellos contra ciertas normas jurídicas y contra la legalidad que debe reinar en cada proceso judicial" "Hubo atropellos contra ciertas normas jurídicas y contra la legalidad que debe reinar en cada proceso judicial"

Prometió que la semana entrante aportará "un montón de pruebas" para contrarrestar "calificaciones jurídicas desatinadas" acerca de la investigación de la Justicia Federal que tiene a Bento contra las cuerdas y con un juicio de destitución sobrevolando su humanidad.

Seguir leyendo