Una tarde de alcohol. Una pelea entre cuñados. Un arma blanca. Un asesinato. Y, este miércoles, una condena por el crimen en San Rafael del joven Jorge Coco Videplan (23). El homicida: el novio de su hermana.

Sabiendo que podía arriesgar una pena más alta, Ángel Rojas Ayala (29) decidió admitir que mató a su cuñado a cambio de cotizar una condena más baja de la que arriesgaba.

Te puede interesar...

La defensa del sujeto y el fiscal departamental Javier Giaroli decidieron que la pena sea de 12 años de prisión por homicidio simple y lesiones agravadas –enfrentó a los policías que lo detuvieron tras el crimen-.

Punto final para la investigación por el crimen en San Rafael ocurrido el 11 de junio del año pasado en un asentamiento ubicado en Cuadro Nacional. Jorge Videplan y su cuñado se habían reunido en la tarde de esa jornada.

El consumo de alcohol fue protagonista para desatar niveles de violencia extremos. Lo que comenzó como una discusión terminó con una puñalada en el pecho que sufrió Jorge Videplan y que le terminó quitando la vida minutos después, pese a que alcanzaron a auxiliarlo y hasta lo trasladaron al Hospital Schestakow.

La Policía intervino rápidamente y logró capturar a Ángel Rojas, quien se resistió y hasta le produjo un corte en la mano a uno de los efectivos. El ahora condenado tenía casi un gramo y medio de alcohol en sangre. Cuando lo vieron, los uniformados lo reconocieron rápidamente: desde el 2004 tenía una decena de causas penales en su prontuario.