Los tres acusados por el crimen en Ciudad de Nelson Montenegro, un asesinato con tintes narcos hace casi 3 años, fueron encontrados culpables en un juicio por jurados. Tras el veredicto, fueron condenados a prisión perpetua.

Los fiscales de Homicidios, Fernando Guzzo y Gustavo Pirrello, sostuvieron la acusación contra los tres sospechosos del juicio por jurados: Cristian Daniel Farías, Camilo Páez Reynoso y Daiana Muñoz Núñez. En concreto, pidieron que sean encontrados culpables por homicidio agravado por alevosía -Caco Montenegro fue atacado a traición- y por el concurso premeditado de tres personas.

Te puede interesar...

Para esto fue clave la declaración de una mujer que presenció el ataque y que detalló que Caco fue torturado durante 4 horas aproximadamente.

En tanto que las defensas habían solicitado al jurado que declare no culpables a los imputados.

ALEGATOS CIERRE - JUICIO POR JURADO CONTRA ANGEL FARIAS, CAMILO PAEZ Y DAIANA MUÑOZ

Crimen en Ciudad

El 30 de mayo de 2018, el cadáver de Nelson Montenegro fue hallado en los monoblocks del barrio San Martín conocidos popularmente como Fuerte Apache. Los restos estaban calcinados e irreconocibles. De hecho, le llevó algunas horas a las autoridades lograr identificarlo.

Varios días después el Cuerpo Médico Forense (CMF) determinó que la muerte fue por múltiples causas. El cuerpo presentó heridas de arma blanca en el estómago, traumatismos en el cráneo y asfixia por ahorcadura. Lo que quedó claro es que la víctima fatal fue torturada antes de ser asesinada.

Gracias a varios testimonios que logró recopilar el fiscal Pirrello en el inicio de la investigación, rápidamente se logró la detención de Rafa Farías y Camilo Páez. El primero de ellos es cuñado de Luciano Nievas, quien fue detenido a principios de junio con 11 kilogramos de cocaína en la misma zona donde ocurrió el hecho. Es por esto que el asesinato tiene un tinte narco.

Para los investigadores, Nelson Montenegro era amigo de Farías pero aparentemente se quedó con algo que no le pertenecía. La principal hipótesis es que se dejó un arma de fuego que pertenecía a la banda, por lo que terminó torturado y asesinado.