Iba a reunirse este jueves el Comité de Contingencias para analizar el impacto del Covid en el servicio de administración de justicia de Mendoza pero el cónclave fue postergado para la semana entrante. Estará encabezado de manera virtual por el presidente de la Suprema Corte, Dalmiro Garay -quien sigue aislado por ser contacto de un positivo de coronavirus- y reunirá a los representantes del Ministerio Público Fiscal, el Ministerio Público de la Defensa, los empleados y funcionarios judiciales y el Colegio de Abogados.

De los informes parciales y del análisis de lo que haya venido ocurriendo en el Poder Judicial desde que recrudeció la pandemia de coronavirus dependerán las futuras decisiones que tomará el Poder Judicial.

De pronto queda claro que el coronavirus ha afectado a funcionarios, empleados y abogados en todas las circunscripciones judiciales de toda la provincia. Y que muchas dependencias debieron ser desinfectadas.

Que se hayan reprogramado audiencias y juicios penales, como los casos Próvolo II, Luis Lobos y Carleti, es un fuerte indicio de que la Justicia no está al margen de la pandemia,

Pero también un dato clave que la presidencia de la Corte pondrá sobre la mesa: entre el personal de la Justicia no hay contagios, lo que refuerza la estrategia de trabajo en turnos presenciales y vía remota dispuestos en las últimas semanas.

Incluso por el Ministerio Público Fiscal, que dispuso turnos rotativos a razón de 7 días presenciales por 7 en la modalidad virtual.

Se prevé que los gremios insistan con el reclamo de implementar el trabajo remoto como en los momentos más duros de la pandemia durante el 2020 con el objetivo de preservar a empleados y funcionarios judiciales de la segunda ola de Covid que viene pegando fuerte en Mendoza. De hecho, ya se anunció la presencia de la variante de Manaos en la provincia. Se trata de dos profesionales de la salud que estaban vacunados y se desconoce aún cómo se contagiaron.

Seguir leyendo