Diario Uno Judiciales Anciana abusada y golpeada

Se complicó más la situación del acusado de violar a una anciana de 72 años

Por UNO

Este miércoles fue un día clave en la investigación por el asalto y abuso sexual que sufrió una anciana de 72 años en Guaymallén y que la dejó en grave estado.

A casi un mes de su detención, la fiscal Claudia Ríos dio un paso importante en la acusación contra Guillermo Peluso (35): solicitó la prisión preventiva.

Las cámaras de seguridad que lo captaron en el lugar del hecho y la declaración de un testigo que le compró a Peluso la moto robada del domicilio fueron algunas de las pruebas fundamentales que esgrimió la investigadora de Homicidios.

La jueza Patricia Alonso avaló la postura fiscal y consideró que hay pruebas suficientes como para que Peluso continúe alojado en el penal mientras avanza la causa. La magistrada también impuso un embargo de $100.000 y le negó el beneficio domiciliario.

 Embed      

La Fiscalía espera dos pruebas claves: los cotejos de ADN que se relizarán entre Peluso y los rastros hallado bajo las uñas de las víctima y una mancha de sangre en una valija. Si dan positivos, la situación de Peluso será todavía más complicada.

Aberrante

En las últimas horas del 26 de junio pasado, la víctima se encontraba en su domicilio ubicado en San Francisco del Monte. El hijo con el que convivía se había ido a un bar en calle Arístides Villanueva. El otro había dejado su moto estacionada en la cochera y luego se retiró a dormir a su casa ubicada a pocos metros.

Un sujeto ingresó a la propiedad y atacó brutalmente a la víctima de 72 años. No sólo la golpeó en todo el cuerpo -tenía fracturas de cráneo y hasta lesiones en las mamas- sino que también la abusó sexualmente, ocasionando graves hemorragias internas.

 Embed      

El ladrón escapó con la moto que estaba en el lugar, una mochila y una caja de herramientas, dejando otros elementos tirados frente al ingreso.

Tras algunos días de investigación, los pesquisas detectaron que las cámaras de seguridad habían filmado al agresor saliendo del lugar del hecho y llegando a su casa, ubicada a pocos metros. Así fue que se ordenó un allanamiento donde terminó detenido Peluso.

Seguir leyendo