Diario Uno > Judiciales > carleti

Caso Carleti: "Yo no tuve absolutamente nada que ver con lo que pasó"

Leonardo Hisa, ex esposo de Norma Carleti declaró en el juicio por jurados y aseguró que él no mandó a matarla. Dijo que hace 3 años que no puede hacer el duelo

"Yo no tuve absolutamente nada que ver con lo que le pasó a Norma Carleti. Fue mi compañera de 30 años, y la madre del hijo que teníamos en común. Fue un hecho muy triste que hasta el día de hoy nos está llevando por un camino, por una senda, que no podemos superarla", dijo Leonardo Hisa en el comienzo de su declaración en el juicio por jurados.

"No tuve absolutamente nada que ver. Nunca se me cruzó por la cabeza, no está en mí ese tipo de cosas", insistió el principal acusado de ser el autor intelectual del crimen de su ex esposa ocurrido en marzo de 2018.

En su relato, Hisa detalló sobre lo ocurrido la noche del crimen. "Esa noche fue espantosa. Yo estaba en mi casa, recibí una llamada pasada la medianoche avisándome que Norma había sufrido un robo y no estaba muy bien. Me dijeron también que mi hijo Lucio estaba avisado y venía de Mendoza hacia Tunuyán".

El imputado indicó que lo primero que hizo fue a llamar a su hijo para pedirle que manejara tranquilo, y luego se fue hacia la casa Norma Carleti, quien tenía 59 años.

"Estaba lleno de gente. Estaba todo cercado por la Policía, no dejaban entrar a absolutamente nadie. Había gente conocida mía y empezaron a llegar familiares. Mi preocupación era cuando llegara Lucio. A medida que pasaba el tiempo ya sabíamos que Norma había fallecido", agregó en su declaración.

Cuando Lucio llegó a la casa de su mamá, se abrazó con Leonardo y luego se fue junto a sus dos otros hermanos, hijos de Norma de un matrimonio anterior, lo más cerca posible a la casa para ver qué pasaba.

Luego llegó Roxana Carleti, hermana de Norma, con su familia y fueron hasta donde estaba Lucio.

"En eso había entrado a la casa el fiscal de la causa, Adrián Frick. No tardó más de 20 o 30 minutos adentro. Salió y le dijo a Lucio, a sus hermanos y a Roxana que eso no era un robo, que era pasional", recordó Leonardo Hisa con voz quebrada.

Sostuvo que un amigo escuchó lo que dijo el fiscal, y se le acercó para advertirle que lo señalaban a él como posible autor del crimen.

"En ese momento me arrimo a Lucio y Roxana Carleti empieza a agredirme, a hostigarme, como que yo era el autor de todo eso. Mi me pide que me retire, que no quiere que la muerte de su madre se transforme en un escándalo", expresó ante el jurado.

Hisa sostuvo que aceptó el pedido de su hijo y se fue. Le avisó que haría limpiar el mausoleo por si querían llevar a su madre allí, ya que ella lo había diseñado con su primo Eduardo, quien es arquitecto. "Su deseo era estar ahí, lo había diseñado, construido y decorado ella. Sus abuelos maternos hasta el día de hoy están ahí".

"Yo fui a buscar a Juan Carlos Guerrero para limpiar el mausoleo. Están las cámaras de seguridad donde se me ve entrar buscar los artículos de limpieza. Fuimos al cementerio a limpiar el mausoleo. Más que nada Juan Carlos, porque como me habían sindicado como el autor me fui a la casa de un amigo abogado para preguntarle qué hacer", relató el imputado.

Su amigo le recomendó buscar un abogado penalista, lo que Hisa hizo y viajó hasta Mendoza con un amigo porque, aseguró, que no podía ir solo por el estado en el que estaba. Luego de la reunión con el abogado regresó a Tunuyán.

"Lucio me dijo que sus hermanos no querían enterrar a Norma en el mausoleo y me pidió que no fuera al entierro, a pesar que me hubiera gustado ir, porque más allá de las diferencias en nuestra relación, fue mi compañera durante 30 años".

"No fui, lo cual fue una cosa que hasta el día de hoy es como no haberme despedido y no haber hecho el duelo", aseguró el ex marido de Norma.

Y dio detalles de su matrimonio con la víctima: "Con Norma estuvimos 30 años juntos. En el año 2014 o 1015 decidimos vivir en casas separadas porque nuestro matrimonio había sufido un desgaste y queríamos salvarlo. Vivíamos en casas separadas, pero hacíamos vida de casados, nos íbamos de vacaciones todos los años, hacíamos viajes de 3 meses y convivíamos en el viaje, la pasábamos excelente. Pasábamos las navidades juntos, cumpleaños juntos, todos los domingos nos juntábamos en mi casa a comer, a pasarla bien, a estar toda la tarde juntos, montones de veces almorzaba en la casa de ella".

"Decidimos separarnos en febrero de 2017 y el 24 de marzo, en un mes, habíamos firmado un acuerdo de cómo íbamos a repartir las cosas. Nuestra relación no era mala, era buena, era linda".

Sostuvo que ese acuerdo tenía tres puntos de los cuales después a Norma uno de los puntos no le pareció justo "por lo que ella tenía 3 hijos, yo 2 hijos y quedaba desbalanceado. Yo respeté esa decisión de ella y tuvimos que empezar a llegar a un nuevo acuerdo para hacer paquetes de cuántas propiedades para ella y cuántas para mi, y que los dos estuviéramos conformes".

"En esas idas y vueltas que tuvimos sucedió un hecho. Yo salí con una mujer y a ella le cayó muy mal, y hasta el día de hoy lo entiendo. Eso hizo que se produjera una ruptura o que fuese mas difícil lo que veníamos charlando. Ella hacía tiempo que venía sospechando, aunque creo que más que sospechando tuvo mucha influencia familiar, que yo la había defraudado, que la había engañado. Tal es así que la hipótesis de la querella fue esa, que yo la mandé a matar porque quería quedar me con bienes de ella. Pero el juez ordenó una pericia contable y salió impecable, no había nada".

Hisa indicó que al caerse esa hipótesis, empezaron a inventar otras.

"No quiero generalizar, pero hay veces que la Justicia no actúa de una manera honesta. En este caso no fueron honestos, muchos fiscales se retiraron porque no estaban de acuerdo con la orientación que se le daba a la investigación, la querella lo mismo. Uno tiene derecho a saber la verdad, pero hay que buscarla. Acá nunca se investigó el robo. Yo leí todas las hojas del expediente y en ninguna se habla del robo, nunca lo investigaron. En esa casa se manejaban importantes sumas de dinero, y ellos salieron de la casa con esa hipótesis y la querella lo mismo".

"Quiero que esto termine de una vez por todas para realizar el duelo, mi hijo Lucio sufrió mucho, es un chico que esta marcado para siempre por esto, mi otro hijo Leo también. A los 10 días que falleció Norma yo ya estaba preso, sin que hubiera nada", agregó en su declaración. "A mi ya me jodieron la vida sin importarles nada. No quiero seguir sufriendo más. Estoy muy cansado. Llevo 3 años y dos meses preso, y le puedo asegurar que es muy difícil con un hijo que perdió a su madre y tiene a su padre preso".

Seguir leyendo