Lo juzgan por otro homicidio

Arranca el juicio por jurados contra uno de los presuntos asesinos del médico Prado

Por UNO

Este martes dará inicio el cuarto juicio por jurados en Mendoza. Jonathan Morales Nievas (32) será juzgado por un crimen ocurrido durante un asalto en Guaymallén donde fue ultimado un anciano. El hombre también es sospechoso de participar en el tristemente célebre caso del médico Sebastián Prado (36).

Aproximadamente a las 9 comenzará el proceso oral con el último filtro para seleccionar a los 16 integrantes del jurado -12 titulares y 4 suplentes-, que será moderado por el juez técnico Mateo Bermejo. Está estipulado que el juicio se extienda hasta el viernes.

Morales deberá responder por el asesinato de José Federico Álvarez (70), ocurrido en enero de 2018 tras un asalto en una finca donde vivía en Colonia Segovia -ver más abajo-.

Al estar imputado por homicidio criminis causa -matar para ocultar otro hecho, en este caso, el robo- arriesga la única pena de prisión perpetua.

Esa sentencia recibió su presunto cómpliceLucas Ezequiel Orozco Espejo (25) quien resolvió su situación en un juicio abreviado en abril pasado. El joven había confesado ser uno de los autores y de esta forma evitó pasar por la decisión de un jurado popular.

 Embed      

Obviamente ese factor juega en contra para Morales, ya que en su declaración Orozco dijo que ambos asesinaron a Álvarez y que incluso le dijo que había que matar a las víctimas de los asalto para garantizar la impunidad, tal como realizó con el médico Prado.

Investigaciones cruzadas

Sebastián Prado, quien era jefe de traumatología en el Hospital Central, se encontraba el 6 de septiembre de 2013 sacando un auto de su domicilio ubicado en el callejón Gomara, en la Sexta Sección. Fue abordado por dos delincuentes que quisieron asaltarlo. El hombre se resistió porque arriba del vehículo estaban su esposa y sus hijos. Terminó con tres disparos que acabaron con su vida.

 Embed      

Con la declaración de un testigo, Johnny Morales e Ismael Andrés Pipi Merlo (32)  fueron detenidos tres semanas después. Sin embargo, el primero de ellos aportó una firme coartada: el día del hecho se encontraba trabajando en un bar. Esa versión fue avalada por el dueño del comercio. Ambos quedaron libres y la causa entró en un pantano hasta enero de 2018.

El 5 de ese mes, José Federico Álvarez fue ultimado. Por el hecho fue detenido Orozco junto a su pareja. Tras su confesión, también cayó Morales y fue imputado por ese hecho y del médico. La mujer terminó sobreseída en la causa.