Diario Uno Judiciales Ataque en patota
A 7 años del hecho

Admitieron haber cometido un ataque en patota y los condenaron, pero quedaron libres

Un ataque en patota ocurrido a la salida del boliche Apeteco a mediados de 2014 tuvo su desenlace judicial este martes con la sentencia contra cuatro acusados

Si bien quedaron en libertad, cuatro hombres admitieron haber protagonizado una golpiza en un boliche y fueron condenados por la Justicia. Los agresores cometieron el ataque en patota a mediados de 2014 en donde se encontraba el establecimiento Apeteco, en las inmediaciones del centro.

Hace algunos días había comenzado el juicio contra los hermanos Gerónimo y Federico Abraham, Emiliano Crivellaro, Leandro Pérez y Fernando Dieguez. Todos decidieron realizar este martes un juicio abreviado donde admitieron su responsabilidad en el hecho, excepto el último de ellos que terminó absuelto. Los condenados recibieron una pena de 1 año de prisión en suspenso por el delito de lesiones graves en riña.

Seguir leyendo

De esta forma zafaron de enfrentar una sentencia mayor ya que estaban siendo juzgados por el mismo delito pero con el agravante del concurso premeditado de dos o más personas, es decir, considerando que habían planificado el hecho. En ese caso, de haber sido encontrados culpables hubieran recibido entre 3 y 10 años de cárcel.

El juicio abreviado fue pactado entre todos los abogados defensores con la fiscal del juicio, Daniela Chaler, y con el visto bueno de la víctima del ataque en patota. La sentencia fue dictada por la jueza Nancy Lecek.

Golpiza en un boliche

La investigación nació en la madrugada del 20 de septiembre de 2014. Según sostiene la Fiscalía, un grupo de al menos seis amigos habían asistido a bailar al boliche Apeteco, ubicado en esa época en la esquina de calles San Juan y Barraquero. Cuando salieron del lugar comenzaron a discutir contra un joven que se encontraba con un grupo de chicas.

Embed

Este último se retiró de la escena y se dirigió a su auto, que había dejado estacionado en el pasaje Zabalza, ubicado a la vuelta del local bailable. Cuando se estaba subiendo volvió a ser abordado por la otra facción y recibió una dura golpiza. El chico terminó internado con varias lesiones, como fracturas de maxilar, de nariz y de hombro. El agredido conocía a uno de ellos y con un trabajo en las redes sociales se logró identificar al resto.