No hay nada más que investigar en una causa de abuso de menores. Ahora, un hombre acusado de vejar en al menos cuatro ocasiones a su hija de 14 años se sentará en el banquillo de acusados para definir si es culpable o inocente.

El expediente nació tras una denuncia que se realizó el 17 de septiembre de 2019. Trece días después, el sujeto -se reserva su identidad para preservar la de la víctima- era detenido e imputado por el fiscal de Delitos Sexuales Darío Nora. Desde entonces está alojado en el penal Boulogne Sur Mer y así seguirá hasta que se resuelva si es condenado.

Este martes, el juez Diego Flamant aprobó la elevación a juicio que solicitó el investigador judicial y ahora resta poner fecha para el debate por el caso de abuso de menores.

La acusación sostiene el primer hecho fue un abuso sexual en Luján de Cuyo ocurrido a mediados de julio de ese año, cuando la víctima tenía 14 años y estaba de vacaciones de invierno. Con su padre se encontraban en una casa ubicada en Agrelo, cuando el hombre le dije que se acostara con ella. Allí comenzó a tocarla en sus partes íntimas, pese a la resistencia de la adolescente.

Un mes después ocurrió el segundo hecho, aunque en este caso fue un abuso sexual en Guaymallén, en una casa donde el hombre vivía en Buena Nueva. En esa ocasión también estaba cuidando a su hija. La menor estaba subida a una escalera cuando el sospechoso, según la imputación, la volvió a manosear.

Otro dos sucesos similares en la misma propiedad ocurrieron en agosto y septiembre siguientes, este último mientras la menor lavaba los platos y fue llevada al patio de la casa.

El hombre está imputado por abuso sexual gravEmente ultrajante agravado por el vínculo y por la guarda, en modalidad de delito continuado. Si es encontrado culpable, recibirá una pena entre los 8 y los 20 años de cárcel.

Seguir leyendo