Diario Uno > Farándula > Ginette Reynal

La impactante confesión de Gineytte Reynal sobre la cocaína: "Cuando me empezaba a poner dura, me iba a consumir a mi casa"

Ginette Reynal abrió su corazón y habló de su difícil adicción a la cocaína. Los detalles de su testimonio

Ginette Reynal, la top que fue una de las modelos más buscada de los 90, habló sin filtro de sus años de adicción a las drogas. En una impactante entrevista con Gastón Pauls en su programa Seres Libres, Ginette realizó una profunda reflexión sobre los peores moemntos de su vida y reveló cómo salió adelante con la ayuda de sus hijos y familiares.

"El primer porro que me fumé en mi vida fue con mis abuelos y mi padre. A los 16 o 17. En ese momento era el boom de todo eso. No es que eran unos zarpados... Eran gente muy abierta. Pero yo tenía la tendencia de la enfermedad de la adicción. Siempre luché contra eso”, contó sobre los inicios de su adicción.

GINETTE REYNAL en SERES LIBRES 1/2

"Cuando me puse de novia con un pibe que era tremendo. Nos drogábamos mucho juntos. Teníamos una 'relación pasional'. Esa pasión un día patinó y se fue a las manos. Literalmente. Me encerró en un cuarto y me fajó. Consumiendo los dos. Muy chicos... Yo tenia 20 o 19 años. Y me di cuenta que pasaba algo más grave. Pensé que el problema era la agresión, pero me di cuenta que yo no quería eso y pedí ayuda", siguió dando detalles del momento en qué se complicó su situación.

Luego de la primera vez que toco fondo, fue su padre quien la obligó a tomar medidas en el asunto. "Me agarró mi papá. Ahí empecé a hacer terapia y la terapeuta me hizo ver que el problema no era la agresión sino que el descontrol, la adicción y al punto al que yo me permitía llegar. Así que mi lucha contra las drogas empezó desde muy chica. Pude parar, pero después de que se me murió mi marido fue la patinada final”, explicó sobre la dolorosa muerte de su esposo Miguel Pando.

Ginette además explicó que si bien también fue adicta alcohol dejo de tomar hace más de 24 años pero que en el caso de la cocaína su camino fue mucho más difícil y traumático. "Sentía que la podía dejar. ‘No, yo lo hago para divertirme’. Entonces como en ese momento solo tomaba en boliche o cuando salía... Era un viernes, después empezó a ser un viernes y un sábado y un día en la semana, sola. En mi casa, encerrada. Y vas patinando sin darte cuenta. Vas cayendo en un pozo que tiene paredes de barro y vas patinando hacia adentro... Puse mucho cuidado en enmascarar muy bien. Me jactaba de que no se daba cuenta nadie. Cuando me daba cuenta que me empezaba a poner más dura, me iba a mi casa y consumía sola. Hasta que me agarraron mis hijos. Yo creía que ellos no se daban cuenta. Y un día me agarraron mis hijos mayores y me dijeron ‘basta’. ‘¿Basta qué?’... Y ahí me agarró una vergüenza”, agregó, sincera.

"La cocaína hoy es el pasado. Algo que en sí mismo es nada. Es un poco de tierra. Es ‘hoy no’", siguió pidiendo que aquellos que pasan por lo mismo le escriban para poder brindarles la ayuda que ella misma recibió.

GINETTE REYNAL en SERES LIBRE 2/2

Seguir leyendo