Diario Uno > Farándula > Demi Moore

Así está hoy Demi Moore después de luchar contra dietas extremas y ejercicio en exceso

En su biografía, Demi Moore cuenta el calvario que vivió durante años por preocuparse demasiado por su aspecto físico. Hoy se muestra relajada y sin maquillaje

Demi Moore dejó impactados a muchos por su aspecto en su última aparición pública, en la pasarela de la colección de Fendi. Las críticas para la actriz de 58 años en ese entonces fueron impiadosas: "El cirujano debe ir preso", "Se ve horrible", fueron algunos de los comentarios de haters que se hicieron ver en las redes sociales.

demi moore antes y despues 2.jpg

Lo cierto es que al día siguiente, sin maquillaje, Demi Moore mostró ante las cámaras que sigue siendo la misma de siempre. En las últimas fotos que publicó en su Instagram también luce de entrecasa, sencilla, sin maquillaje y con las arrugas propias de la edad. Bellísima.

Te puede interesar...

demi moore antes y despues 3.jpg
Así está hoy Demi Moore después de luchar contra dietas extremas y ejercicio en exceso 

Así está hoy Demi Moore después de luchar contra dietas extremas y ejercicio en exceso

Lo que muchos no saben es que detrás de ese rostro y de la actriz que logró ser la mejor paga de Hollywood, se esconde una Demi Moore que la pasó muy mal, que sufrió obsesiones, que llegó a descomponerse delante de su hija y a la que le costó años poder aceptarse.

Al presentar su biografía Inside Out, que publicó en 2019, contó que "sentía que nadie iba a quererme si no me entregaba. Sentía que mi valor estaba atado a mi cuerpo".

Según narra en sus memorias, su adicción por el ejercicio y los trastornos de alimentación comenzaron en 1992, cuando estando embarazada se preparaba para rodar Cuestión de Honor, que empezaría a grabarse apenas dos meses después del parto.

Te puede interesar: Flavia Palmiero, antes y después: a los 54 y a los 22 años

Según ella misma revela, a los 28 no podía para de entrenar: "Era mi trabajo entrar en ese uniforme militar delator que tenía que usar en solo dos meses para ‘Cuestión de Honor’. Estar perfecta para esa película desató en mí una obsesión que me consumiría durante los siguientes cinco años".

demi moore antes y despues 5.jpg

Moore cuenta que el excesivo ejercicio hizo que no tuviera grasa suficiente en la leche materna por lo que la pequeña Scout no crecía bien: "Eso me destruyó, pero no podía parar".

Un año después, revelaba que se levantaba todos los días a la madrugada para hacer tres horas de bicicleta, running y pesas antes de ir a grabar y que, al volver, volvía a hacer 3 horas de gimnasio.

En aquel entonces se hablaba de inspiración para otras mujeres. Nadie hacía hincapié en la adicción que sufría.

Fue su aparición en Propuesta indecente, en 1993, la que la llevó a esforzarse aún más.

"Tenía que exhibirme de nuevo y solo podía pensar en mi cuerpo, mi cuerpo, mi cuerpo. Dupliqué mi rutina que ya estaba al máximo, eliminé los carbohidratos y me puse a correr, hacer bicicleta y trabajar en cada máquina imaginable de mi gimnasio", cuenta.

Sin embargo, esto le trajo problemas con el director Adrian Lyne porque adelgazó demasiado sin consultarle: "No quiero que parezcas un tipo", le decía, por lo que la obligó a subir 4 kilos.

Tras la operación de lolas, en 1996 se convirtió en la actriz mejor paga de Hollywood por su papel en Striptease.

"Mientras filmaba ‘Striptease’, para el desayuno comía media taza de avena con agua y durante el resto del día solo proteínas y algunos vegetales, eso era todo. Si esta obsesión con mi cuerpo parece una locura, no se equivocan, los trastornos de alimentación son una locura, una enfermedad. Pero eso no los hace menos reales", revela en su biografía.

Para cuando protagonizó G.I.Jane (1997) debió aumentar su musculatura. Y fue entonces cuando por primera vez pudo cortar con la obsesión.

demi moore antes y despues 6.jpg

"Mi reacción habitual al terminar la filmación hubiera sido empezar a matarme de hambre y entrenar sin parar para bajar lo que había subido, pero no hice ninguna de las dos cosas. Había llegado a mi límite. Cuando volví a mi casa en Idaho tuve una epifanía en la ducha: necesitaba ser de mi tamaño natural", cuenta.

Se sentía "consumida" y desarmó el gimnasio en el que padeció durante "seis dolorosos años". Pero no solo dejó el ejercicio, dejó las dietas, su matrimonio y la carrera.

Volvió a los 41, con su impactante aparición en Los Ángeles de Charly. Decían entonces que había gastado una fortuna en cirugías.

En 2012 llegó el colapso por la marihuana sintética. Según cuenta, pasó meses de excesos, adicciones y trastornos alimentarios.

Volvió a tocar fondo y empezó una rehabilitación: "Durante años estuve en espiral, en un camino de verdadera autodestrucción. No importan los éxitos que haya tenido, ni el dinero, ni la fama, nada llenaba mi vacío. Nunca me sentí lo suficientemente buena", reconocía.

"Hoy mi salud y mis relaciones son lo más importante, lo que hago está en segundo lugar", dijo recientemente.

demi moore antes y despues 4.jpg
Así está hoy Demi Moore después de luchar contra dietas extremas y ejercicio en exceso 

Así está hoy Demi Moore después de luchar contra dietas extremas y ejercicio en exceso

demi moore antes y despues.jpg