Espectaculos Sábado, 10 de febrero de 2018

Un superhéroe listo para volver al ruedo

Black Lightning. Con acento en los conflictos raciales y la aceptación de la diversidad, llega este personaje surgido de las páginas de DC Comics, que en su momento se convirtió en uno de los primeros afroamericanos en vestir el traje de justiciero.

Black Lightning fue uno de los primeros superhéroes afroamericanos de DC Comics, e hizo su aparición en 1977, creado por Tony Isabella.

La serie que hace poco estrenó Netflix (se dispone de un capítulo nuevo cada semana) da una vuelta de tuerca a la narración del comic, donde Black Lightning regresa a su barrio con su familia luego de mucho tiempo. En la serie vemos a Jefferson Pierce (Cress Williams), padre divorciado con dos hijas que se desempeña como director de un colegio y que ha dejado el traje heroico de lado por casi una década, porque era incompatible con su vida familiar.

El desempeña un rol conciliador entre las diferentes bandas que castigan este barrio de Nueva Orleans donde está el colegio. Aquí no se sabe cuál fue el origen de sus poderes, sino que el conflicto que presenta es totalmente opuesto a los que han atravesado sus colegas heroicos: trata de no volver al ruedo porque quiere una vida normal y hasta reniega de ese supuesto don que le ha sido otorgado.

Pero su mentor, Peter Gambi (James Remar), que tras la fachada de su sastrería tiene un lugar similar a la baticueva, donde le provee de los elementos que el superhéroe necesita, quiere que reacciones ante el caos que los envuelve. Pero no es hasta que secuestran a sus propias hijas que Jefferson Pierce se plantea seriamente en volver a luchar por la justicia. Y su principal opositora, su esposa, le ruega que se ponga el traje con tal que sus chicas vuelvan a casa sanas y salvas. Pero ella, que ejerce una notable influencia en su ex esposo, quiere que la heroicidad quede en familia y que no vaya más allá.

Con un fuerte acento en los conflictos raciales, en la inoperancia de la justicia, en la falta de oportunidades de los jóvenes que crecen en barrios violentos, Black Lightning sucumbe varias veces en su tono moralizante.

También se advierte el tema de la diversidad no sólo en lo racial, ya que una de las hijas de Pierce es lesbiana y además, está descubriendo que en ella hay fuerzas que no puede manejar, lo cual seguramente terminará en que ella también descubrirá poderes similares a los de su padre.

Por momentos muy predecible, la sobreactuación de su protagonista no ayuda mucho, sobre todo en las escenas en que se muestran los conflictos familiares, esa realidad por la que el superhéroe abandonó todo. Un producto que recién comienza, pero que debería corregir ciertos rumbos narrativos y algunas actuaciones para resultar interesante.

Dejanos tu comentario