Diario Uno Espectáculos Estrenos de cine
Crítica

Un hombre manso con piel de lobo

El jueves se estrenó en nuestros cines Nadie, película de acción con lo mejor del género y una original aproximación a la comedia negra. El gran descubrimiento es ver a Bob Odenkirk (Breaking Bad, Better Call Saul) como un héroe despiadado que haría temblar al mismísimo Bruce Willis

A sus 58 años, ha nacido un nuevo héroe de acción. Se trata de Bob Odenkirk, el actor que encara al inescrupuloso abogado de la serie Breaking Bad, rol de tal excelencia que le valió un spin off que lo tiene como protagonista: Better Call Saul.

El hombre de leyes que interpreta en ambas producciones es un fracasado, pero que en los momentos críticos tiene las mejores ideas. En la película Nadie, estrenada en nuestro cines el jueves, Odenkirk es, como en las series nombradas, un hombre sin demasiado vuelo.

Seguir leyendo

Su nombre es Hutch Mansell, trabaja en la empresa de su suegro y es padre de dos hijos, un adolescente y una niña pequeña. Al parecer, su matrimonio está derrumbándose. Sus días son abrumadoramente idénticos hasta que dos extraños irrumpen una noche en su casa. En algún momento del asalto, Hutch tiene la posibilidad de reducir a uno de los asaltantes y no lo hace. Su falta de reacción en un momento clave cambia la dinámica familiar: mientras que la pequeña siendo viendo a su padre como un todopoderoso protector, su hijo y su esposa están en las antípodas.

No sólo ellos cuestionan su falta de valentía: otros hombres (incluso de su familia política) subrayan el hecho de no entender cómo no hizo algo para defenderlos. Digo “subrayan” porque en este punto quizá es excesiva la mención. Está claro que expone el arquetipo masculino del hombre protector, pero la reiteración le quita sutileza al planteo.

Hecha esta salvedad, en buenahora que el cine revise estos paradigmas. Las nuevas masculinidades se replantean así como hace años las mujeres han tenido esa misma posibilidad de explorar las diferentes maneras y expresiones de la femineidad. Este hombre, a los ojos de los demás, es un cobarde. Y eso parece ser imperdonable, aunque Hutch tiene un motivo muy valedero para no haber reaccionado esa noche.

A partir de ese disparador, el rostro oculto de este hombre saldrá a la luz y el resultado no puede ser más sangriento. Uno puede pensar –con razón- que los filmes de venganza abundan y que lo único que se puede esperar de ellos es balas, sangre, peleas y muertes. De eso hay en abundancia en Nadie, pero la diferencia es que está bien hecho.

El joven director de esta película es el ruso-británico Ilya Naishuller, quien puso en imágenes el guion de Derk Kolstad, el mismo de la saga de John Wick, protagonizada por Keanu Reeves. De allí que pueda advertirse cierta atmósfera y toques de humor que ambas producciones comparten.

Esta película de 90 minutos es pura adrenalina. Las escenas de peleas no son tan estilizadas como en otras sagas, sino pura calle hecha bronca. Porque Hutch ha reprimido durante décadas el lobo que lleva dentro y una vez que huele sangre, no hay manera de controlarlo. Tal vez por eso la empatía con este personaje se concreta, porque a pesar de ser un asesino despiadado muestra circunstancias en la que más de uno querría actuar de justiciero o vengador. Eso sucede en la escena que defiende a una jovencita en un autobús, en el primer escalón de un viaje que irá aumentando minuto a minuto en violencia.

Pero no queda tampoco en el reguero de sangre, sino que el director construye diálogos y situaciones que se ajustan a una comedia negra. Por ejemplo, algo que hace surgir la sonrisa es la contradicción entre lo que vemos y lo que escuchamos: cuando más violencia y disparos hay en la pantalla, más apacible y hasta romántica se vuelve la banda sonora, apelando a clásicos del soul o el blues.

Foto 4 Nadie.jpg

La atmósfera oscura que mantiene el filme habla de una cuidada dirección de fotografía, donde sólo los estallidos o explosiones rompen esa paleta cromática apagada. La edición y el manejo de cámaras (sobre todo en las peleas) es tan ajustado como sus coreografías de combate. No tiene, en ese sentido, nada que envidiar a otras producciones del género, sino por el contrario, varios “trucos” para diferenciarse.

La perlita del filme está dada en la aparición de Christopher Lloyd (Volver al futuro) como padre del protagonista, un anciano con una personalidad y unas destrezas que también sumarán no pocas sorpresas.

Nadie es el resultado de la calidad de un guion que, sin renegar de los tópicos del género, es plasmado con creatividad y originalidad por un talentoso director. Todo esto, de la mano de un grandioso intérprete como Bob Odenkirk hacen de esta película un entretenimiento con adrenalina, acción y humor negro en las dosis justas.

Nobody (2021) Tráiler Oficial Subtitulado