A 20 años de interpretarla por primera vez junto al eximio director Zubin Metha en la Ciudad Prohibida de Pekín, Verónica Cangemi vuelve a protagonizar Turandot, la última ópera de Giacomo Puccini esta vez en el Teatro Colón.

La soprano mendocina que conquistó el mundo, volverá al icónico teatro para formar parte de la obra más vanguardista de Puccini en la que una vez más se pondrá en la piel de Liú la joven esclava fiel a Timur, el rey de los tártaros.

"Es una Liú cambiada, han pasado más de dos décadas desde la primera vez que la interpreté y ahora hay una madurez diferente, un camino recorrido. He hecho muchos papeles de esclava pero Liú es una mujer con mucho coraje, con mucha entrega. Ella muere por amor y para mí su actitud tiene un valor muy especial en este momento precioso de mi vida" comenta  Verónica quien actualmente se encuentra en pareja con el empresario Gustavo Grobocopatel.

 Embed      

La artista que el año pasado fue una extraordinaria Melisande en el Pelleas et Melisande de Debussy se presentará este martes y además formará parte de cuatro de las de las nueve funciones previstas con tres elencos los días viernes 28, domingo 30 de junio y martes 2 de julio.

"Estoy feliz, Turandot es la obra máxima que puede esperar un artista para cantar, formar parte de ella es el desafío más grande en la carrera de cualquier soprano y es una de las más fabulosas puestas del Colón" destaca sobre la obra que reedita la puesta en escena que Roberto Oswald elaboró en 1993, y que cuenta con la dirección de Matías Cambiasso y los vestuarios de Aníbal Lápiz.

En cuanto a su agitada agenda, Verónica volverá en agosto al Colón para ser parte de la versión en concierto de L’incoronazione de Poppea de Monteverdi, para luego viajar en diciembre a Lausanne para Il Giustino de Vivaldi y a París con Elvira en L’italiana in Algeri.

 Embed      

Temas relacionados: