Espectáculos
La actriz habla aquí de su rol protagónico en la serie Entre caníbales, un thriller político dirigido por Campanella que se estrena hoy

Oreiro, contra la violencia de género

Por UNO

Natalia Oreiro entrega una valiente composición de Ariana, quien desde un pasado aterrador decide hacer justicia en la nueva tira Entre caníbales, dirigida por Juan José Campanella, y define su rol como “el desafío más grande; me convoca en primer término como mujer, todas alguna vez sentimos miedo de ser violadas”. Esta ficción puede verse desde este jueves, a la medianoche, por Fox Life (señal 500 de Supercanal Digital).Ella camina sola, vestida de negro, firme en su esfuerzo para andar erguida, como si se desplazara Entre caníbales, haciendo honor al título del thriller y a la canción homónima incluida en el disco Canción animal de Soda Stereo, escrita por Gustavo Cerati, cuyos temas (muchos de ellos en delicadas versiones y como música incidental) se integran a la trama como un personaje más.

“El encuentro con mi personaje, una chica violada a los 17 por un grupo de muchachos poderosos, me impactó mucho; estoy comprometida; para hacerlo me entrevisté con chicas abusadas, sus psicólogas... No deja de ser una ficción, pero debo tener en cuenta ciertas vivencias para actuar. No es lo mismo enamorarse para una mujer violada”, cuenta Oreiro con tono pausado en diálogo con la agencia de noticias estatal Télam.

Se dice de mí (2010) se llama el ciclo que condujo en el canal Encuentro (coproducido con el Consejo Nacional de las Mujeres), un viaje por los derechos de las mujeres, y la dama lo relaciona con su interpretación en esta nueva ficción que protagoniza. 

“Siete de cada 10 mujeres sufren durante su vida algún tipo de abuso, seguimos luchando para erradicar la violencia de género y lo que mi criatura cuenta tiene actualidad”, sostiene la actriz.

Las escenas, filmadas a un ritmo vertiginoso, evidencian el uso de tecnología 4k (que incluye el empleo de cámaras Sony F55, lentes Canon 120 y Fuji 300 de calidad cinematográfica), la muestran con una mezcla de miedo y revancha en su mirada, en busca de justicia para ella y para “el hijo que tuvo fruto de la violación, al que dejó en manos de la persona en quien más confía porque no resistía criarlo con todo su dolor a cuestas”.

Para Oreiro, su criatura, “llega a una edad y en un momento donde quiero trabajar en carne viva, al natural”, detalla sobre este proyecto de 120 capítulos, que pretende llegar a 50 millones de hogares en Latinoamérica.

Joaquín Furriel, otro de los protagonistas de la serie, impacta desde el rol de un político cruel con firmes aspiraciones presidenciales, uno de los otrora jóvenes presentes en la fatídica noche de Ariana, quien “representa a los poderosos; él y sus amigos son el poder, mi criatura vive mintiendo en un mundo liderado por la falsedad, está muerta en vida debido a lo que sufrió, pero va ir convirtiéndose en la voz que grita que la corrupción existe”, completa Oreiro.

“Ella –continúa con la descripción de la heroína– a lo largo de las emisiones se va a ir comprometiendo con distintas causas que exigen justicia más allá de la suya, donde está implicado el futuro de su hijo. Es un thriller político”, asegura.

La nueva tira lidera la agenda de Natalia, y parece que vivirá un romance en la ficción con Benjamín Vicuña, quien encarna a un asesor político del candidato presidencial no muy respetado en el entorno de Furriel, ya que desde los códigos mafiosos confunden su honestidad con estupidez.

Eduardo Blanco, cómplice habitual en las producciones del realizador del filme El secreto de sus ojos; Natalia Lobo, en un papel clave para develar secretos en la trama; Guillermo Arengo, en la piel de un ladero cínico, y Mario Alarcón, como un juez, una suerte de especial figura paterna en la vida de la protagonista, integran el elenco.

La participación de Alberto Ajaka como Patita, un salvaje ladero del candidato; Rubén Stella, Gerardo Chendo, Marcelo Melingo, Danny Pardo, Liliana Cuomo, Gabriel Gallichio, Julián Rubino, Giselle Motta, Santiago Ramundo y Candela Redin completan las huestes de un programa diferente, un cuento donde nada ni nadie son lo que parecen ser.

La riqueza de los diálogos (a veces poéticos y crudos en otros casos) que puebla una historia llena de pliegues capaces de escapar de la linealidad, escrita por el realizador junto con Gustavo Belatti y Emanuel Diez, enganchó a Oreiro. 

“Me tiene atrapada, me cuesta salir del rol luego de 10 horas por día de grabación, más los traslados y la preparación de las escenas en casa. En realidad son 14 horas diarias, es arduo desconectarse porque estoy absolutamente emocionada, pero mi hijo me ayuda, es mi cable a tierra”, concluye la mujer de Ricardo Mollo, con quien tiene a Merlín (3).

Fuente: Télam

 Embed      
Atrapada en su rol. La actriz contó que preparó su personaje entrevistando a mujeres violadas y psicólogas. “El papel de Ariana me impactó mucho”, confiesa en la entrevista.
Atrapada en su rol. La actriz contó que preparó su personaje entrevistando a mujeres violadas y psicólogas. “El papel de Ariana me impactó mucho”, confiesa en la entrevista.
 Embed      
Protagonistas. Furriel, como político, y Vicuña, como su asesor, movilizan la vida de Oreiro en esta nueva ficción.
Protagonistas. Furriel, como político, y Vicuña, como su asesor, movilizan la vida de Oreiro en esta nueva ficción.

Dejá tu comentario