Diario Uno Espectáculos

La canadiense Alice Munro resultó la elegida este año por la Academia Sueca para el máximo premio de las letras. Varios de sus libros se consiguen en Mendoza

Nobel para “la maestra del cuento breve actual”

Por UNO

La escritora canadiense Alice Munro, la maestra del relato corto, fue reconocida ayer con el premio Nobel de Literatura, de la Academia Sueca. La escritora bucea en lo cotidiano para hacer emerger de sus personajes los complejos matices del ser humano: es el realismo psicológico en su estado más puro.

Varias veces candidata al galardón, el universo de Alice Munro está habitado en su mayoría por protagonistas femeninas, mujeres fuertes que, bajo una apariencia de lo más apacible, esconden sentimientos y emociones secretas.

Seguir leyendo

Ella misma podría haber protagonizado alguno de sus cuentos, ambientados siempre en pequeñas localidades de la provincia de Ontario (Canadá). Es que Alice Clarke Laidlaw nació en 1931 en Whingham, una zona rural de la provincia de Ontario, en el seno de una familia presbiteriana de una ética estricta.

Aunque estudió en la Universidad de Ontario occidental, abandonó sus estudios en 1951 y se casó con James Munro, con quien se trasladó a Vancouver. Vivió 20 años en la Columbia Británica, período en el que tuvo tres hijas.

En 1950 publicó su primer libro, The dimensions of a shadow y aunque no dejó de escribir, sus siguientes publicaciones no vieron la luz hasta una década después.

Su prosa está repleta de detalles y precisión narrativa y con total ausencia de énfasis retóricos. Sus relatos tienen como denominador común su precisa localización geográfica, una zona conocida como Munro Tract, algo así como el condado de Munro.

La escritora ha comentado en ocasiones que no necesita adornar a sus personajes. “La vida de la gente es suficientemente interesante por lo que si tú consigues captarla puede ser monótona, sencilla, increíble, insondable”.

Según los críticos, la pluma de Munro acostumbra a enganchar al lector con giros inquietantes, a pesar de su ritmo pausado.

Para la profesora Mónica Carbajosa, estudiosa de la obra de Alice Munro, la canadiense es una “corredora de fondo”, capaz de matices significativos y reveladores al más puro estilo de Proust. Su inclinación por el cuento o el relato breve viene dada por escritoras que la han influido en gran medida: Eudora Welty, Katherine Anne Porter, Katherine Mansfield, Elizabeth Bishop, Flannery O’Connor o Carson McCullers.

Además, el cuento tiene una gran vitalidad en la literatura canadiense, gracias a las aportaciones de la propia Nobel y otras narradoras, como Isabella Valancy Crawford, Ethel Wilson, Margaret Laurence, Mavis Gallant, Audrey Thomas o Sandra Birdsell.

En 1968 apareció su colección de cuentos Dance of the happy shades, de gran éxito, y posteriormente Lives of girls and women (1971) y Who do you think you are? (1978), con el que ganó el premio Governor General’s Literary.

En español empezó a tener amplia difusión en los años ’90, con la publicación de Secreto a voces (1994) y El amor de una mujer generosa, por la que recibió el Giller Prize 1998.

Asimismo, su novela Escapada (llevada al cine por Jane Campion) obtuvo en 2004 otro premio Giller Prize en 2004, La vista desde Castle Rock (2006), Too much happiness (2009), Las vidas de las mujeres (2011) y Mi vida querida (2012).

Muchos críticos la comparan con los narradores del sur de EE.UU., como William Faulkner o Flannery O’Connor e incluso hallan paralelismos con Tolkien y su “Tierra Media”.

Además, la presencia de un narrador omnisciente, es decir una tercera persona que cuenta la historia y conoce todos sus detalles, dota a su obra de coherencia y sentido.

Aparte del Nobel ha recibido otros premios como el Canadian Booksellers Award for Lives Of Girls And Women, el National Book Critics Circle Award, el Giller Prize y el Man Booker International Prize.

En 2011 fue uno de los tres finalistas al premio Príncipe de Asturias de las Letras junto con Ian McEwan y a Leonard Cohen, quien finalmente lo ganó.

Las nueve mujeres con un Nobel

La canadiense Alice Munro eleva a 13 el número de mujeres premiadas por la Academia Sueca con el Nobel de Literatura.

En lengua hispana, sólo una mujer, la chilena Gabriela Mistral, logró el galardón y lo hizo en 1945.

La primera en abrir la representación femenina en los Nobel de Literatura fue la novelista sueca Selman Lagerloff, autora de La leyenda de Gosta Berling, , en 1909.

Hubo que esperar hasta 1926 para que Grazia Deledda, lograra el galardón, con lo que se convirtió en la primera y única italiana en recibir un Nobel de Literatura.

La noruega Sigrid Undset lo recibió en 1928. La siguiente mujer fue, en 1938, la estadounidense Pearl S. Buck, autora de La buena tierra.

28 años después, en 1966, la poeta y dramaturga de origen judío Nelly Sachs ganó en un premio compartido con Samuel José Agnon.

Recién en 1991 volvió a una mujer, cuando la sudafricana de origen judío Nadine Gordimer, lo obtuvo. Toni Morrison fue la segunda estadounidense en lograr el Nobel de las letras, en 1993, y en 1996, la poetisa polaca Wislawa Szymborska se convirtió en la novena mujer en obtener el premio. La siguieron, la austríaca Elfriede Jelinek (2004), la británica Doris Lessing (2007) y la rumanoalemana Herta Müller(2009).