Cuatrocientos países participantes, un millón de dibujos de todas partes del mundo y tres millones de dibujos pertenecientes solo a Japón. Contra todos ellos compitió la pequeña artista mendocina de 8 años Luana Roccuzzo, en el Concurso Internacional de Arte del Museo de Arte Moa, en Atami, Japón.

La niña perteneciente al Taller de Arte Los Piojos, dictado por el profesor Claudio Escobar, recibió la distinción de plata por su trabajo llamado “El Conejo Barrigón”, que no solo fue distinguido y premiado sino que además se estará exponiendo durante todo el año en el MOA.

El prestigioso museo, creado por la Mokichi Okada Association, estableció el lema: “el arte no debe ser un monopolio, debe ser mostrado a las personas, para mejorar su formación y contribuir al desarrollo cultural”. Este lugar alberga un total de 3500 obras de artes entre las que se encuentran tres tesoros nacionales, 65 patrimonios culturales y 46 bienes culturales. Sobresale la colección de arte oriental, que incluye las obras “Ciruelos blancos y rojos en flor”, de Ogata Korin; la “Jarra de hojas té con diseños de flores de wisteria”, de Nonomura Ninsei; el libro de caligrafía “Kanbokujo”; y la “Caja de escritura tallada en madera”, de Honami Koetsu, entre otras obras.

 Embed      

Ahora, por primera vez en la historia, el icónico establecimiento conocido además por estar situado sobre una colina desde la cual se puede contemplar un hermoso paisaje de las islotes que parecen flotar en el mar y de las Penínsulas de Izu, Miura y Boso, expondrá una obra creada por una artista mendocina, con tan solo 12 años de edad.

“En Piojos los chicos trabajan creando arte con una dinámica que llamé Artista Invitado, cuyo argumento es acercar a los niños al arte a través del la interacción con la obra de nuestros queridos artista. Los chicos producen sus propias ideas teniendo como punto de partida o inspiración la obra del artista invitado del mes. Es la segunda vez que participamos en este concurso. El año pasado recibimos siete menciones y, en esta oportunidad, el trabajo de Luana fue elegido primero en Mendoza para competir en Buenos Aires, en donde volvió a ganar y, desde allí, viajó a Japón donde finalmente recibió la medalla de plata”, cuenta orgulloso el director del taller, Claudio Escobar.

En cuanto al trabajo ganador explicó que “es un dibujo realista de acrílico sobre cartón, con algunas características cubistas. Personalmente, creo que fue elegido porque la figura en sí es interesante, tiene estas características cubistas que salen de lo común, pero sobre todo por su frescura, su naturalidad, y también por la forma fácil y espontanea en la que aborda la naturaleza”.

La pequeña Luana además reveló el porqué de su nombre “El conejo Barrigón” y contó cómo nació este simpático personaje.

“Se me ocurrió el dibujo porque me encantan los conejos y como me salió gordito y comiendo una zanahoria lo llamé “El Conejo Barrigón”. Es muy colorido y tiene muchas formas”, explicó llena de felicidad.

“Lo que más me gusta hacer es dibujar, me gustaría ser una artista cuando sea grande. Estoy muy contenta, nunca me imaginé que iba a ganar”, contó la niña a Escenario..

Como toda una artista consagrada, Luana dedicó su distinción a sus seres queridos. “Este premio es para mi familia y para mi mejor amigo Iván, a quiénes quiero mucho”, dijo emocionada.

Y, si bien uno de los grandes deseos es que pueda ver personalmente su obra expuesta en el MOA, su profesor explicó que, dada la situación económica, por el momento asistirán a la entrega de la mención y el premio que se realizará en Buenos Aires en Agosto de 2019, aunque aseguró espera que alguna institución u organismo colabore para que Luana pueda viajar a Japón.

Temas relacionados: