Espectaculos Jueves, 18 de octubre de 2018

Netflix pondrá fin a "Orange Is the New Black"

Para la creadora de la exitosa serie, es hora de que la protagonista salga de prisión. Lo anunciaron a través de Twitter.

Para la creadora de 'Orange Is the New Black', Jenji Kohan es hora de salir de prisión. Tras resistir a las torturas, al cuarto oscuro y a la corrupción que las mantenía con vida, las reclusas de Litchfield se despiden de la ficción. Actrices como Taylor Schilling, Uzo Aduba, Kate Mulgrew o Danielle Brooks dicen adiós a la cárcel a través de un vídeo de Twitter.

Según el portal e-cartelera, en los últimos meses, guionistas y actrices lo han dejado entrever en apariciones públicas, pero ahora ya es oficial: la exitosa ficción de Netflix cerrará sus puertas con la séptima temporada, que se emitirá en 2019. En el vídeo, las actrices aseguran "haberlo dado todo" y que la séptima temporada sobrepasará las expectativas de los espectadores.

Lo que no aclaran es si se trata de una una decisión creativa ideada tiempo atrás o, por el contrario, hablamos de una cancelación prematura. Aunque el equipo venía dando pistas, no deja de ser una decisión sorprendente, puesto que, aunque el ritmo disminuyó en temporadas anteriores, había conseguido fortalecerse en la sexta entrega.

La verdadera Piper

La serie, protagonizada por mujeres, se ha convertido en un fenómeno. Pero volvamos atrás. Corría el año 2013 y Netflix comenzaba a producir contenido propio. Entonces las únicas ficciones que llevaban su nombre eran 'House of Cards' y 'Hemlock Grove'.

Originalmente, se basó en el libro autobiográfico de Piper Kerman, que narra su año en una prisión federal de mujeres. El personaje de Piper Chapman (Schilling) está inspirado en la autora de la crónica, que fue condenada a días de su boda por un delito de tráfico de drogas cometido diez años antes. Fue recluida en una prisión de mínima seguridad durante trece de los quince meses que le habían impuesto y recogió testimonios de las otras reclusas. En abril de 2010 publicó el libro.

Meses después, Kerman y Kohan, la creadora de la serie, se reunieron para hablar sobre el proyecto y con el tiempo llegó a Netflix. Pero la gran plataforma del streaming no compró el proyecto como una serie multirracial y feminista, sino que la showrunner utilizó a Chapman como una especie de caballo de Troya.

La serie ha cosechado éxito a nivel mundial y ha sido galardonada con numerosos premios. Ahora, después de tantos años, tendremos que despedirnos de Piper Chapman y el resto de reclusas. La temporada final verá la luz en 2019.

Más noticias