Midsommar (2019) sorprende por su particular forma de narrar una historia de terror que logra perturbar al espectador, a pesar de que todo el horror se produce a plena luz del día.

►TE PUEDE INTERESAR: La fantástica serie western de Netflix para ver en siete horas

La película cuenta la historia de Dani (Florence Pugh). La joven soporta la traumática pérdida de su hermana bipolar quien, al suicidarse, decidió también "incluir" a sus padres. Ante la horrible experiencia, acepta la invitación de su novio Christian (Jack Reynor) a pesar de la crisis de pareja que experimentan, y parten junto a los amigos de él a una particular ceremonia en una rara comunidad de Suecia.

Midsommar 3.jpg
Dani (Florence Pugh) y Christian (Jack Reynor) son la pareja protagonista de Midsommar en Netflix.

Dani (Florence Pugh) y Christian (Jack Reynor) son la pareja protagonista de Midsommar en Netflix.

Una vez en ese país comienzan a enterarse de las características de la celebración, que venera el solsticio de verano y practica ciertos rituales que solamente se hacen cada 90 años. A medida que la fiesta avanza, los protagonistas se dan cuenta de que todo lo que allí ocurre es oscuro y enfermizo. Al menos para la cultura occidental.

►TE PUEDE INTERESAR: Netflix y un thriller psicológico que sorprendió al mundo

Al estar en el solsticio del verano sueco, la noche nunca se presenta del todo, por lo que el terror se desata siempre con luz solar. La clave de esta película es que ataca a la psiquis del espectador, creando una atmósfera angustiante que muestra las vivencias de una secta religiosa alejada de la civilización, aparentemente vinculada a lo natural, pero muy sangrienta y perversa.

Midsommar - Tráiler Oficial (Sub. Español)

Las escenas que presenta Midsommar son fuertes, ya sean sexuales, de incesto, con drogas, de suicidio o asesinato. Y resuelve inteligentemente por qué los protagonistas de una película de terror no huyen cuando algo no anda bien.

Midsommar 1.jpg
Los rituales extremos que se ven en Midsommar han generado un público de culto.

Los rituales extremos que se ven en Midsommar han generado un público de culto.

El director Ari Aste domina excelentemente el crecimiento dramático y consigue algo muy difícil: aterrar de gradualmente y a plena luz del día.

La versión de Netflix tiene una duración de 147 minutos. Sin embargo, existe otro montaje, hecho por el director, de 171 minutos en el que incluyen escenas bastante difíciles de tolerar por su violencia y su sangre.

No obstante, la película que se puede ver en Netflix tiene la carga suficiente de horror y angustia que los amantes del género demandan.

Temas relacionados: