Espectaculos Miércoles, 7 de marzo de 2018

"Mi sueño es que aprueben la Ley Nacional de Danza"

El bailarín Emmanuel Nievas recibió esta distinción por su papel en Cisne y en esta charla con Escenario habló de sus comienzos y de las dificultades que presenta el rubro

Es bailarín profesional, tiene 30 años y una importante trayectoria. Emmanuel Nievas, el año pasado fue el ganador del Premio Escenario al mejor bailarín, por su participación en Cisne. "Actualmente integro el Ballet de la Ciudad de Mendoza y realizamos funciones de tango y folclore promocionando distintas actividades turísticas y culturales de la provincia, tanto en ella, como en el resto del país", comentó Emmanuel.Pero sus comienzos fueron allá por el 2.000 cuando sólo tenía 12 años. "Fue en la escuela de Danzas Jesús Vera Arenas donde me inicié en danzas folclóricas con los maestros Gabriela Cánovas, Alejandra Server, Germán Torres, Mauricio de la Cruz. En ese transcurso fui seleccionado para integrar el ballet Jesús Vera Arenas, luego en 2004 pasé a integrar el ballet Juvenil de la Ciudad de Mendoza hasta el 2006 donde comencé a tomar clases de tango con el maestro Héctor Ormeño y técnica académica con el maestro Héctor Cavallini". Pero fue en el 2006 que integró el ballet mayor de la Ciudad de Mendoza y a la vez la compañía de tango de Héctor Moreno. Mientras que en 2008 fue seleccionado por la fundación Julio Bocca en el proyecto de intercambio para estudios en Buenos Aires por un año.También integró el ballet de la UNCuyo como bailarín becado. Participó en la Fiesta Nacional de la Vendimia desde el 2006 a la actualidad, en 2008 y 2010 como monitor y solista, como también lo seré este año bajo las directivas de la coreógrafa general Marcela Nadal.-¿Cuáles son las obras más importantes en las que has estado?-Coprotagonicé la obra Dirty Dancing junto a Priscila Resca, Maxi Diorio y Carla Bonfanti en 2013. En 2016, ya erradicado en Buenos Aires, formé parte del elenco de la obra de teatro Equus protagonizada por el actor Peter Lanzani y Rafael ferro con dirección de Carlos Sorin. Luego en 2016/2017 fui parte la gira nacional de la obra Let It Be protagonizada por Herman Piquín formando parte del cuerpo de baile y asumiendo otros roles en la misma obra.-¿Y cómo te describís? -Me describo como una persona intensa, exigente, de carácter, extrovertido, aunque a veces disfruto mucho de estar solo me gusta estar acompañando de los afectos ya que son unas base fundamental e importante para mi.-¿Qué significó ganar este Premio Escenario? -Fue una sorpresa. Lo considero como un cariño al alma, es la aceptación de mi trabajo como artista en Mendoza y señal de que estamos encaminados en lo que busco para mi formación. -¿Has ganado otros premios? -En 2010 recibí premio a mejor partner de la mano de Julio Bocca en el certamen Mendoza danza. En 2014 recibí el Premio Escenario a mejor bailarín en danza fusión por la obra Cuervo Blanco. Me cuesta participar en certámenes pero ayuda mucho a foguearte en los comienzos. La satisfacción de lo que hago y sabiendo que cada día aprendo un poco más ya es un premio.-¿Cómo fue interpretar este papel? -Interpretar el papel del Cisne fue un desafío y una presión personal que quería vivir. Escuchar la sinfonía de Tchaikovski me ponía la piel de gallina más que de cisne (risas). Sabía que tendría una gran responsabilidad esta obra, es una de mis favoritas y nunca pensé que podría llegar a estar en ese rol.-¿Qué es lo que más te costó? -Los aleteos me costaron mucho, me acuerdo y me río, Me costó creerme el papel, esta es una reposición, por Jorge Soria, de la obra original Swan lake de Matthew Bourne's realizada en 1996 y en ese año el bailarín Adam Cooper protagonizó el cisne y obviamente no soy Adam Cooper. Por eso traté de ponerle lo mío en base a su interpretación que es exquisita. Lo que me llevaba a desvelarme mirando repetidas veces su video para estudiar sus movimientos y expresiones. -¿Qué significó esta obra para vos? -Significó una gran responsabilidad y por momentos pensé en no poder estar a la altura de lo que requería esta obra pero terminamos todos felices de lo que logramos. Que se reconozca con este premio nos empuja a seguir en esto.-¿Cómo fue el trabajo con el equipo en general? -Impecable, se formó un lindo grupo humano y en esta obra cada uno puso su granito de arena para que esta obra tomara vida desde el más pequeño cisne Nacho Bustos (quien recibió premio Revelación) hasta el director Jorge Soria a quien apodamos el padre Cisne (risas). Cada ensayo se disfrutó porque para todos los integrantes era algo nuevo. Nuestras expectativas estaban a flor de piel, tuvimos nuestros altos y bajos como pasa en casi todas las compañías, pero pudimos superar como grupo todo esos obstáculos. Realmente estoy feliz de haber compartido esta obra con artistas reconocidos como Emiliano Ovejero (quien interpretó al príncipe), Paula Giuffrida (madre del príncipe) con ambos hemos compartido varias obras en Mendoza y siempre es un placer.-¿Cómo bailarín que es lo que soñás para tu carrera?-Como bailarín aspiro a seguir creciendo y seguir nutriéndome de los grandes hacedores del arte y, como todos los artistas, quisiera que se apruebe la ley nacional de danza la cual es muy importante para la carrera de un artista.-¿Cómo te imaginas en 10 años? -Me imagino fomentando la cultura desde el lugar que este, ojalá en 10 años la danza, como así también la cultura, esté fuertemente involucrada en las nuevas generaciones ya que considero que es una excelente forma de nutrirse, educarse y crecer como ser humano. Es increíble todo lo que el arte puede movilizarnos emocionalmente y, si de emociones se trata, hoy nuestra sociedad carece de este sentimiento. El mundo necesita emocionarse más y para esto sería muy importante que empecemos desde la base, desde el hogar apoyando. También es indispensable que nuestros dirigentes políticos se ocuparan más en afianzar la cultura apoyando las obras independientes que tanto esfuerzo requieren, creando espacios de desarrollo cultural, remodelar nuestros teatro, etc., lo que a su vez podría generar nuevas fuentes de trabajo para muchos colegas en distintas áreas.-¿Cuáles son los planes para este 2018?-Es difícil planear cada año que comienza, al menos para mi, porque a veces planeo y sobre el curso del año surgen propuestas de nuevo proyectos, nuevos desafíos y cuando me doy cuenta se terminó el año. Lo positivo es que no puedo quejarme ya que siempre termino el año bailando de alguna u otra forma, ya es inevitable. Tengo planes a futuro como seguir viajado y seguir descubriendo y redescubriendo distintas ramas de la danza.-¿Hay alguna obra o personaje que te gustaría interpretar?-Me gustaría una comedia/dramática, La vida es bella en el papel de Guido (si fuera actor, obvio). -¿Cómo llegas a ser bailarín? -Gracias a mi madre Mercedes quien me fomenté, hace 17 años, conocer esta profesión y hoy soy bailarín porque es algo inexplicable poder llegar al público en una interpretación la cual es producto de tu cuerpo y movimiento. Se llega con esfuerzo, paciencia y sacrificio.