Espectaculos Sábado, 8 de diciembre de 2018

Los trenes, las rutas y el abandono de una tradición

Buenos Aires al Pacífico. Después de ser presentado en festivales internacionales, el filme dirigido por el sanjuanino Mariano Donoso Makowski, se proyectará en el cine Universidad

Buenos Aires al Pacífico resultó ganador de la competencia argentina "Graba 02" y también del premio del Público en el Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín. El estreno del documental en Mendoza, será hoy, a las 20, y se repetirá el martes, a las 22, en el Cine Universidad (Maza 250, Nave Universitaria, parque Central, Ciudad).

La entrada tendrá un valor de $120 para esta noche, $60 para el martes y se consiguen en boletería. La función de hoy, además, incluye la degustación de cerveza artesanal Aeropostal.

Luego de haber sido presentada en la Viennale de Austria, el Festival Biarritz Amérique Latine 2018 de Francia y el FilmFest de Hamburgo y festivales de Latinoamérica, Buenos Aires al Pacífico, llega a tierra cuyana.

Mariano Donoso Makowski, nació en San Juan, estudió cine en la Universidad de Buenos Aires y a partir de allí comenzó su larga carrera cinematográfica. En esta ocasión con Buenos Aires al Pacífico, intentará mostrar un viaje mítico por las viejas vías de tren abandonadas y por el tiempo, tiempo que alguna vez fue dorado y vio al tren argentino en su esplendor.

El equipo de Buenos Aires al Pacífico está integrado por Donoso Makowski, Mariana Guzzante, Emma Saccavino, Alejandro Alonso, Chobi Zogbi y Lucas Kalik Stella.

"Es una película que comenzamos a filmar cinco personas de Mendoza, en el 2014, y la idea fue hacer una especie de "road movie" pero sobre vías, siguiendo la traza de Buenos Aires al Pacífico, que fue ese tren casi mítico que cruzaba desde el Atlántico hasta el Pacífico. Unía ambos océanos con un solo boleto y superaba a Los Andes. No es una cuestión sólo de distancia, sino que subía a Los Andes y volvía a bajar. Fue un tren que se comenzó a construir en 1874, casi con el nacimiento del país, y en 1910 finalmente se inaugura el centenario de la patria con la última estación que es la "Estación Pacífico-Retiro" de Buenos Aires. Nosotros filmamos todo el trayecto del tren de Buenos Aires a Valparaíso. Si bien, en 1994, dejaron de existir los trenes de pasajeros en Argentina, nosotros seguimos el camino de estaciones abandonadas", comentó el director Donoso Makowski a Escenario.

En una época había un tren que cruzaba de un extremo a otro los territorios de Argentina y Chile. En 1910, los viajeros podían abordarlo en una estación de Buenos Aires y descender en Valparaíso. O viceversa. El último viaje del BAP fue en 1979 y sus diversos ramales del lado argentino terminaron de caer en el abandono durante la década del 90. Desde entonces, quedaron en la historia, historia que tratará de reconstruir este documental.

"La idea es hacerse preguntas, obviamente preguntas visuales, tratando de entender por qué existió y por qué no existe ahora. Los trenes en el país tienen una matriz muy fuerte, el sistema de trenes cuando se nacionalizan, es como una especie de columna vertebral de la sociedad. Es algo muy identitario y esto empieza a jugar un rol fuertísimo, nace como algo gigante pero también desaparece, se invisibiliza parte de la identidad argentina", agregó Donoso.

"Esas son las preguntas que se hace el documental. Más allá que suene interesante filmar fantasmas, también es una película en donde no intentamos caer en la fácil nostalgia de que todo pasado fue mejor. Los trenes son algo hermoso pero en este documental tratamos de mostrar también porqué desaparecieron", explicó el director.

Este filme fue estrenado en marzo en el Festival Graba Festival Audiovisual Latinoamericano 02' y completa así un recorrido que incluye premios, festivales europeos, latinoamericanos y buenas críticas.

Otro de los temas que también tocó Donoso es sobre la situación del cine nacional que está atravesando una gran crisis.

"La situación está pésima, en retroceso total a la poca y magra conquista que hubo años atrás. Esta no es una película industrial, no participó del cine industrial por decirlo de alguna forma. El poco avance que se logró, se cortó en el 2015 de forma completa y a partir de allí no existió nada más", explicó.

"No existe hoy por hoy el interés por un cine no comercial y social, ni en Buenos Aires ni en las provincias, no hay ni ganas. Es pésimo el panorama en cuanto a lo organizacional. Pero, a pesar de todo, Argentina produce películas y muy buenas. En el exterior nos dicen "Argentina es genial", reflexióno el director.

Más noticias