Espectaculos Lunes, 5 de marzo de 2018

Las relaciones entre el miedo y el deseo

Los hermanos Carlos y José María Marcos, fundadores de la editorial Muerde Muertos, han lanzado varias colecciones con autores consagrados y de nuevos talentos en los géneros terror, erotismo y sus convergencias

Una de las últimas obras de Alberto Laiseca, Manual Sadomasoporno, y Strip-tease -novela de Enrique Medina publicada en 1976- son las nuevas apuestas de Muerde Muertos, editorial que combina literatura fantástica, erótica y de terror con ilustraciones de artistas.A diez años de su publicación original por Carne Argentina a fines de 2007, la editorial lanza una nueva versión de Manual Sadomasoporno (ex tractat), una de las últimas obras de Alberto Laiseca (1941-2016) -con ilustraciones de Carlos Marcos-, libro que reúne ciertas obsesiones del autor de Los Sorias: sexo, humor y delirios científicos.Además, la colección lanzó una nueva edición de Strip-tease, de Enrique Medina, con ilustraciones de Antonio Seguí, Juan Carlos Virgilio (Carpincho), Geraldine Guterman, Darío Lavia, Gustavo Nemirovsky, Ana Vargas, Naty Menstrual, Christian Mallea, Lara Silisque y Alejandro Kaplanski, entre otros.Los hermanos Carlos y José María Marcos, fundadores de la editorial Muerde Muertos, hablaron sobre sus colecciones, títulos y autores, así como de la propuesta estética que promueven.-¿Cuándo nació esta editorial y con qué objetivos?José María: -Con mi hermano Carlos compartimos la pasión por los libros y empezamos a evaluar la posibilidad de crear un espacio para que circularan nuestras obras y otras afines. En 2010 pusimos en marcha el sello Muerde Muertos para editar títulos vinculados a lo fantástico, el terror y lo erótico, además de acompañar otros proyectos editoriales y colectivos, sumándonos a ferias, festivales y diversos encuentros con los que nos identificamos como lectores y escritores.-¿Cuáles son las características de la colección Muerde?Carlos: -La colección Muerde responde a una clasificación imaginaria que capitaliza lo que podría llamarse "literatura erótica". Si bien pensamos que todos los textos conllevan un rasgo erótico, la colección Muerde alberga las obras que se ocupan de ilustrar, desarrollar y profundizar sobre el deseo humano. Tratamos de que la colección Muerde y las restantes no se transformen en categorías estéticas obedientes que presupongan valores, temas, estilos o formas, pues entendemos que cada libro es una aventura, donde un autor se autoriza a moldear el deseo y el goce a su manera, como uno de los medios más adecuados para frecuentar los vínculos entre lo falso, lo verdadero, lo imaginario, lo simbólico, lo real, lo ficcional y aquello que ni siquiera puede decirse.-¿Cómo fue la experiencia de editar uno de los últimos trabajos de Laiseca?J M: -Alberto Laiseca es para Muerde Muertos una referencia clave, por ser autor de una obra central en la literatura argentina y por su compromiso con la creación. Tuve ocasión de concurrir a su taller literario y conocerlo personalmente. Cuando nació Muerde Muertos, nos pareció interesante reeditar su novela Beber en rojo (Drácula), que es una reescritura del célebre texto de Bram Stoker, donde está contenido el arte poético de Laiseca, con el horror, el erotismo y el delirio como ejes. Beber en rojo incluye el ensayo La importancia del monstruo que resulta una clase magistral sobre la literatura, donde Laiseca deja constancia de sus influencias medulares. Tras ese libro, nos animamos a poner en marcha iluSORIAS (un libro-homenaje a Laiseca con la participación de 168 artistas) y, ahora, reeditar Manual sadomasoporno (ex tractat), que tuvo una primera edición muy bonita. Al cumplirse el décimo aniversario de la aparición, presentamos una nueva versión, con diseño de Mica Hernández y una contratapa de Selva Almada.-¿Cómo surgió la nueva versión de "Strip-tease", de Medina? CM: -El trabajo sobre la novela Strip-tease es un paso más en nuestra búsqueda de hablar de autores argentinos que nos han influenciado. Strip-tease reunía las características buscadas, con un erotismo sórdido, una potencia increíble, altos contenidos delirantes y una esencia muy visual. A Enrique Medina siempre se lo ha ligado al realismo, pero es un escritor que desborda imaginación y en esta novela coquetea con elementos fantásticos. Nuestra traducción visual cuenta con ilustraciones a cargo de cuarenta artistas, más un estudio introductorio que incluye un resumen del argumento e invita a leer completa la novela original y a zambullirse en su mundo.-¿Qué tipo de propuestas estéticas buscan ofrecer en su catálogo?JM: -Con Muerde Muertos nos abocamos a la literatura argentina contemporánea a través de las colecciones Muerde, para el erotismo; Muertos, para el terror; Muerde Muertos, para la convergencia, y Ni Muerde Ni Muertos, para lo extrañamente familiar. Estas colecciones, que surgen del mismo nombre del sello, son una manera de renombrar las relaciones entre el miedo y el deseo, entre la vida y la muerte, entre las luces y las sombras, desde donde buscamos fundar nuestra literatura.-¿Qué autores han publicado?C M: -En la medida de nuestras posibilidades hemos sumado voces nuevas al concierto de la literatura actual y publicamos obras de Pablo Martínez Burkett, Fernando Figueras, Marisa Vicentini, Alberto Ramponelli, Lucas Berruezo, Pablo Tolosa, Marcelo Guerrieri, César Fuentes Rodríguez y Martín Etchandy, entre otros, además de obras colectivas compiladas por Patricio Chaija y Pablo Gaiano. En este sentido, estamos preparando la salida de la novela Viaje al principio de la noche, de Alejandra Tenaglia, con prólogo de Enrique Medina, que es un thriller psicológico que pone de manifiesto el modo en que las convenciones sociales pueden transformarse en una telaraña que nos mantenga inmóviles ante el horror.