La chica de Oslo es un reciente estreno de Netflix y ya está en el séptimo puesto del ranking de la plataforma en Argentina. Las miniseries son el boom para las personas que tienen poco tiempo o les gusta ver historias que empiecen y terminen rápidamente. Y aunque la serie no tiene cerradas las puertas para una segunda temporada, los capítulos cortos son ideales para verlos continuados.

Es un estreno ideal para los fanáticos de Fauda, que ante la espera de la cuarta temporada que llegará en 2022, tienen una historia en torno al conflicto palestino-israelí para deleitarse. Fauda trata de la historia de Doron, un ex agente israelí que vuelve para capturar a un palestino, que creía muerto, llamado La Pantera.

También es perfecta para aquellos que vieron la miniserie Califato, que consta de solo ocho capítulos. "Un atentado inminente del Estado Islámico en Suecia complica las vidas de una madre en aprietos, una estudiante vivaz y una policía ambiciosa, entre otras mujeres", asegura el argumento de Netflix.

Fauda y Califato.jpg
Para los seguidores de Fauda y Califato, llegó a Netflix La chica de Oslo

Para los seguidores de Fauda y Califato, llegó a Netflix La chica de Oslo

La chica de Oslo, la serie noruega-israelí éxito en Netflix

"Bortført" es el nombre original de la serie, que en noruego quiere decir "secuestrado". Consta de 10 capítulos de alrededor de 35 minutos cada uno y es una coproducción entre Israel y Noruega con la dirección de Uri Barbash y Stian Kristiansen.

"Cuando secuestran a su hija, una diplomática noruega viaja a Oriente Medio y aprovecha su relación con viejas amistades —y un gran secreto— para intentar liberarla", anuncia la sinopsis de Netlix. Pía Bakke (Andrea Berntzen), es una joven noruega que decide viajar a Israel. Una vez en el país, emprende un viaje a Sinaí, Egipto junto a los hermanos Noa y Nadav Solomon (Shira Yosef y Daniel Littmann).

La chica de Oslo, desaparecen dos israelíes y una noruega.jpg
El Gobierno de Israel debate el plan para rescatar a los jóvenes

El Gobierno de Israel debate el plan para rescatar a los jóvenes

En la ciudad egipcia son secuestrados por el ISIS, quienes les hacen filmar un video en el que difunden que los tres jóvenes saldrán con vida, si el Gobierno de Israel libera a doce presos palestinos y a Abu Salim (Abhi Galeya), un prisionero noruego condenado por terrorismo.

La chica de Oslo, Noa, Pía y Nadav.png
Pía, Noa y Nadav son secuestrados por el ISIS

Pía, Noa y Nadav son secuestrados por el ISIS

La realidad detrás de la ficción

Karl (Anders T. Andersen), el padre de Pía, ayudará desde el país nórdico, mientras que la madre, Alex (Anneke von der Lippe), ya en Israel, se contacta con dos viejos amigos para que la ayuden. Ella había conocido a Arik (Amos Tamam) y a Layla (Raida Adon) en la firma frustrados acuerdos de paz que se llevaron a cabo en 1993 en Oslo.

La chica de Oslo, Arik y Alex.jpg
Alex y Arik se enteran que Pía fue secuestrada por el ISIS

Alex y Arik se enteran que Pía fue secuestrada por el ISIS

El tratado se llevó a cabo en la realidad para darle una solución al conflicto palestino-israelí. En el convenio que se firmó, el Gobierno de Israel reconocía la autonomía de la Autoridad Nacional Palestina y la Organización para la Liberación de Palestina reconocía a Israel. De esta manera, las fuerzas israelíes se retirarían de Gaza y Cisjordania, hecho que nunca sucedió ya que los extremistas de ambos lados, no apoyaron los acuerdos.

En la serie, Arik fue el diplomático que estuvo en las negociaciones de Oslo por parte de Israel, mientras que Layla, era la encargada de defender los intereses de Palestina. Alex y sus colegas moverán todos sus contactos con tal de salvar a Pía. En el transcurrir de los capítulos, se verán cada vez más involucrados en conseguir que la joven salga con vida del desierto de Sinaí.

La chica de Oslo, Alex, mamá de Pía.jpg
Layla ayudará a su amiga Alex a rescatar a su hija

Layla ayudará a su amiga Alex a rescatar a su hija

La chica de Oslo es un thriller dramático que es adictivo para maratonear durante cinco horas. Tiene un suspenso constante e imprevistos que dejarán a los espectadores con la boca abierta. Es verdad que el conflicto entre Palestina e Israel es el eje de muchas series y películas porque mezcla la historia con la actualidad que todavía se vive en algunas zonas de Medio Oriente, pero los detalles que se descubren a medida que trascurren los minutos son atrapantes.

Temas relacionados: