“Cuando era pequeño íbamos de paseo y mi madre me dijo o elegís un instrumento para tocar o te lo elijo yo, y así , gracias a una elección democrática del cariño maternal fue que comencé mi carrera musical”, recuerda con cariño Jorge de la Vega, el reconocido flautista y artista mendocino que será premiado por la Fundación Konex con un diploma al mérito el 10 de septiembre de este año.

Es que el talentoso músico miembro de la orquesta estable del Teatro Colón desde hace más de 36 años, forma parte de la prestgiosa lista que integran las 100 personalidades destacadas de la última década de la música clásica (2009-2018), y fue elegido como uno de los cinco Instrumentistas de Viento más virtuosos del país. En esa lista también están las mendocinaos Verónica Cangemi y Silvina Vallesi.

 Embed      

“Es un reconocimiento que no me lo esperaba y eso es lo más lindo. El premio llega en un momento muy particular porque cumplo 60 años y eso lo hace más especial ya que justamente un premio a la trayectoria tiene mas que ver con un andar, con un recorrido de años y no con un suceso determinado. Sin duda me da satisfacción haber dejado algo”, expresó emocionado Jorge

Es que De la Vega ha tenido una carrera digna de reconocimiento: egresó de la Facultad de Artes de la UNCUYO y en 1985 realizó Meisterklasse con el maestro  Paul Meisen en la Escuela Superior de Música de Munich. Desde 1983 es primer Flauta Solista de la Orquesta Estable del Teatro Colón. Actuó junto a casi todas las orquestas del país y Uruguay estrenando obras de compositores latinoamericanos.

Participó junto a orquestas internacionales como Orquesta Sinfónica del Estado de San Pablo, Bach Collegium München y Münchner Rundfunkorchester. Obtuvo diferentes premios destacándose el Concurso Argentino de Música, obteniendo así actuaciones en Canadá, Estados Unidos y Venezuela. Grabó más de 10 CD como solista con obras escritas especialmente para él y su último trabajo fue  Sendas Paralelas. Fue director de Producción y Capacitación en la Secretaria de Cultura de Salta (2015-2016).

 Embed      

A pesar de un curriculum digno de admiración, Jorge se caracteriza por su humildad y su agradecimiento a las oportunidades de la vida. “Siempre agradezco lo que me tocó y espero haber sido merecedor de semejante responsabilidad. Cuando uno es consciente de algunos dones que le han sido entregados le queda  ser responsable y merecedor de ellos”, comentó.

“Muchos son los hechos de mi carrera que me han marcado. Nunca voy a olvidar las clases en la montaña con mi primer profesor de flauta Lars Nilson, ni los dos años con Paul Meisen mi tutor y gurú artístico en Alemania. La gira junto a la Orquesta Filarmónica de San Pablo también me  marcó mucho y ni hablar de mis más de 36 años como miembro estable en el Colón. Allí, pude tocar con grandes de la música como los tres tenores y hasta presenté durante 23 funciones seguidas y a sala llena Los Animales de la Música  para niños. El trabajo con mi mujer en la Secretaría de Cultura de Salta es el gran corolario de todo este recorrido", agregó el artista.

Y si bien pareciera que no hay sueño que le quede por cumplir Jorge expresó: “La música sigue siendo mi alimento, quiero seguir estudiando y tocando por muchos años más. Siempre quedan cosas por hacer. Hoy estoy muy dedicado a la docencia con el instituto superior de arte del Teatro Colón y muy entusiasmado por trabajar con adolescentes para, como dije antes, saber que realmente aproveché los dones que me fueron regalados, que cumplí con mi responsabilidad”.

 Embed      

Te puede interesar...