Diario Uno > Espectáculos > Documental

James Bond vive en Chile y mejora con los años

El agente topo, estrenado en febrero en Netflix, es un maravilloso documental que retrata con humanidad y ternura los meses en que un hombre actuó como "espía" en una residencia de ancianos

En enero de 2020, cuando el mundo recién empezaba a escuchar una historia de virus y contagios que terminaría paralizándonos a todos, el prestigioso festival de cine independiente Sundance fue el elegido para presentar El agente topo, última realización de la directora chilena Maite Alberdi. A partir de ese momento, este documental ha recibido elogios y premios por igual y sigue en carrera por el Oscar en dos categorías: Mejor Película Internacional y Mejor Largometraje Documental.

La cinta, estrenada en febrero en Netflix, cumple una premisa que Alberdi enarbola en sus obras: “la realidad está llena de historias insólitas” y ella está siempre atenta a que una de ellas se le revele, como sucedió antes con La once (2014) o Los niños (2016), donde abordaba la costumbre de un grupo de mujeres que desde hace seis décadas se juntan a “tomar la once” (el té, la merienda), una vez por mes, o la problemática de jóvenes adultos con síndrome de Down que, a pesar del paso del tiempo, son eternamente tratados como chicos.

Te puede interesar...

En el caso de El agente topo –el cuarto largometraje de la directora de 37 años- ella estaba buscando una historia sobre detectives privados, personajes que veía más cercanos a la ficción que a la realidad y por eso le causaban tanta curiosidad. Entre los muchos que entrevistó estaba Rómulo, un detective que le contó que una clienta le planteó su preocupación por su madre –internada en una residencia para ancianos–, porque teme que le estén robando o maltratándola. Surge la posibilidad de infiltrar a un espía que desde adentro de la institución pueda informar lo que realmente vive “el blanco”, la mujer que es el objetivo de esta investigación.

Foto Topo 2.jpg

Así, luego de colocar un aviso en el diario El Mercurio, seleccionan al espía: Sergio Chamy, un hombre de 83 años que no sólo será el topo, sino el protagonista de este documental. Porque al enterarse de la posibilidad de infiltrar a Sergio en el hogar de ancianos, Maite Alberdi encuentra la historia que estaba buscando. Con la excusa de filmar un documental en un geriátrico de la comuna de El Monte, su equipo desembarca tiempo antes que Sergio, para que el personal y los residentes se adaptaran a su presencia. Cada vez que una persona ingresa a la institución, la documentalista los sigue con sus cámaras, así que cuando el espía desembarca, lo siguen a todas partes registrando el paso a paso de su investigación sin despertar sospechas.

En la primera parte, Sergio debe aprender el sigilo de su nuevo oficio y las herramientas tecnológicas para comunicarse, desde los audios de Whatsapp hasta filmar con algunos dispositivos. La estética de estos encuentros y de los reportes (filmados a altas horas de la noche para no levantar sospechas ni tener interrupciones) emula a las películas de espionaje, incluso en la banda sonora. Pero a medida que Sergio va conociendo a las personas que viven con él, la narración y sus objetivos van cambiando y la directora tiene la buena fortuna de acompañar esos cambios.

Foto Topo 4.jpg

Es que el “topo” es un hombre de una enorme capacidad comunicativa y empatiza con las historias de quienes pasan sus días esperando la visita de sus seres queridos –que muchas veces no llega- que conviven con los recuerdos, la enfermedad y la cercana posibilidad de la muerte. Todo esto retratado sin grandilocuentes discursos, ya que nada de lo que los ancianos dicen y hacen está guionado (en eso hace mucho hincapié la directora), sino que es parte de lo mucho filmado y cuidadosamente editado para esta producción.

Así Alberdi consigue delinear, entre las muchas mujeres que están en la residencia (son 40 y sólo 4 hombres) la personalidad de algunas de ellas que se recortan como verdaderos personajes en una trama que lo tiene todo: no sólo espionaje, sino amor, cercanía, sabiduría y una mirada de profunda humanidad a una etapa de la vida que no sólo es bastante negada en el cine, sino sobre todo en la realidad misma.

El agente topo cumple cabalmente con esa premisa del arte que afirma que la realidad supera a la ficción. Y en este caso es una conmovedora y esperanzadora realidad.

TRAILER OFICIAL EL AGENTE TOPO