Espectáculos
La consigna “si sucede, conviene”, que resalta en el camarín del popular conductor televisivo, reflejó en estos días el imán que tiene para que nadie se resista a concurrir a su programa.

El regreso del hombre más influyente de la televisión argentina

Por UNO

Por Enrique Pfaab - pfaab.enrique@diariounonet.ar“Si sucede, conviene”. La leyenda está sobre los espejos del camarín, formada con luces de neón. Es una declaración de principios. La frase, que parece definir una especie de optimismo a ultranza y sin que necesariamente tenga algún sentido,  la popularizó el polémico gurú Sri Sri Ravi Shankar. Una definición que sostiene que todo aquello que ocurre es una gran oportunidad.

Las letras de neón iluminan el camarín de Marcelo Hugo Tinelli, este hombre de 55 años que, medido por audiencia y continuidad, es el más poderoso de los medios argentinos. Pareciera que todos los que ambicionan el éxito en cualquiera de sus formas debe mostrarse con él para conseguirlo, por más que deban someterse al ridículo. Los tres hombres que parecen tener mayor posibilidad de llegar al sillón presidencial en las próximas elecciones así lo entendieron esta semana y decidieron estar en la inauguración del ciclo Tinelli 2015. Quizás haya sido porque también creen en esa leyenda: “Si sucede, conviene”.

Dicen que ese cuarto es el mejor y el más lujoso del país. Sillones, una moderna cafetera, una heladera con bebidas y sushi, un televisor LED, decenas de trajes y vestimenta de lo más variada, docenas de pares de zapatos y zapatillas. Fotos de sus cinco hijos y de su actual pareja, Guillermina Valdes. Una estatuilla del Papa, el escudo de San Lorenzo, un retrato de Osvaldo Pugliese.  Una piedra con supuestas propiedades energéticas. Y la frase de optimismo a ultranza, que sostiene que no hay mundo mejor que este y que todo está ordenado convenientemente, de antemano.

Allí Tinelli decide de qué hablarán los medios al día siguiente. Cada gesto, cada acto por más insignificante que parezca mañana será replicado cien veces. Un encantador de millones de serpientes.

Marcelito

Marcelo Hugo Tinelli nació en Bolívar. Hijo del matrimonio italiano de María Esther Domeño y de Dino Hugo Tinelli. Su padre era periodista y murió joven, cuando Marcelo tenía 11 años. Poco después la familia se mudó a la  ciudad de Buenos Aires y él estudió en el colegio Manuel Belgrano. 

Como la mayoría de los niños, su primer sueño fue ser jugador de fútbol e integró las  divisiones inferiores de Defensores de Belgrano y San Telmo.  Pero su destino,  ya que “si sucede, conviene”, se estaba gestando por otro lado: por las tardes escuchaba siempre en la radio  La oral deportiva, de radio Rivadavia. Allí comenzó a trabajar como cadete, siendo un adolescente. En 1975 empezó haciendo algunas notas para el programa que conducía José María Muñoz hasta que, a mediados de los ’80, Juan Alberto Badía puso sus ojos en él y lo convocó para algunas breves participaciones, también como periodista deportivo, en su emblemático Badía y Compañía.

Allí estuvo hasta fines de esa década y, a partir de allí, el destino de Tinelli encajó perfectamente con la vida política y económica del país.

La hiperinflación tenía en jaque al gobierno de Raúl Alfonsín y se apresuraba el traspaso de mando, hacia Carlos Menem. Paralelamente los canales de televisión abierta no explotaban todavía el horario de medianoche y a Gustavo Yankelevich, gerente de programación del nuevo Telefé, ex Canal 11, se le ocurrió poner en el aire un programa de tinte deportivo, distendido, para relajar a la agobiada audiencia.

Yankelevich tentó primero a Gustavo Lutteral, que no consideró atractiva la propuesta, ya que se consideraba que había muy poca audiencia a esa hora. Entonces le hizo la misma propuesta a Marcelo Tinelli. Videomatch, como se esperaba, no tuvo mucho éxito en las primeras semanas y rápidamente fue mutando a una propuesta más humorística. Tinelli fue desestructurándose. Pese a que la difusión de bloopers extranjeros era la única herramienta que tenían, el programa se transformó en un éxito. La audiencia se distendía y ese era el objetivo. Estaba sucediendo e, indudablemente, convenía.

Con algunas variaciones en días de emisión, cantidad de horas al aire, staff y agregándole otros contenidos, Videomatch fue un fenómeno de audiencia durante los siguientes 14 años. Durante ese tiempo, en 1996, Tinelli creó su propia productora:  Ideas del Sur.

Tinelli, el encantador de audiencias, fue cambiando nombres, modificando ligeramente los contenidos, pero siempre respetando el objetivo original: distraer, distender, buscar la risa con lo absurdo. Sus muletillas y sus gestos se repiten en la calle y se adoptan como moda. Y lo que sucede en el país le sigue conviniendo al conductor.

El presidente Menem es especialmente afecto a la farándula y varias veces participó en el programa. Tinelli, casi sin quererlo, comenzó a jugar con su producto en el ambiente político.

Esto quedó en evidencia la noche del 21 de diciembre de 2000. En ese tiempo Fredy Villarreal, uno de los integrantes del staff de Videomatch, caracterizaba al presidente Fernando de la Rúa y lo representaba como un hombre confundido, perdido.

Esa noche el presidente de la Nación fue hasta los estudios de Telefé y se prestó al juego. El primer incidente ocurrió apenas apareció el presidente en la pantalla: un integrante del público se acercó a él, para reclamarle por la libertad de los presos políticos de La Tablada.

Pero eso no fue todo: cuando De la Rúa quiso salir del set, erró el camino, tal como lo hacía su imitador. El mismo De la Rúa, ya truncado su caótico mandato, dijo públicamente que  “con ese programa empezó la crisis de mi gobierno” y que “fue decisivo en la desestabilización”.

Más allá de lo nefasto que significó esa participación de un dirigente político en el programa de Tinelli, desde ese momento el paso de las figuras políticas por esa pantalla, pareció transformarse en algo obligado. Esta semana así lo entendieron los precandidatos presidenciales Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa, aun cuando debieron arriesgarse  al ridículo. Porque “si sucede, conviene”.

Su carrera

  • 1975: comienza a trabajar en radio Rivadavia.
  • 1984: Lo convoca Juan Alberto Badía, para su programa sabatino Badía y compañía.
  • 1990: Gustavo Yankelevich lo contrata para conducir Videomatch, en la medianoche de Telefé.
  • 1996: crea la productora Ideas del Sur.
  • 1998: organiza en Bolívar la primera maratón internacional Dino Hugo Tinelli, en honor a su padre.
  • 2002: crea el equipo de vóleibol Bolívar Signia, del Club Ciudad de Bolívar.
  • 2004: concluye su vínculo con Telefé.
  • 2005: pasa todos los programas de su productora a Canal 9, manejado por Daniel Hadad. Crea Showmatch, ya que la marca Videomatch era de Telefé. En setiembre de ese año firma alianza con Adrián Suar  y muda sus programas al canal Trece. También compra los derechos de los programas Bailando por un sueño, Cantando por un sueño, Patinando por un sueño y El musical de tus sueños.
  • 2012: con su abogado Matías Lammens se presentan para ser presidente y vice del Club Atlético San Lorenzo de Almagro. Ganan por el 80,52 %.
  • 2013: Tinelli y Lammens van por la reelección y ganan con el 82,44 %.
  • 2014: después de un año sabático, regresa con sus programas al Trece.
  • 2015: esta semana inicia una nueva temporada.

Vida familiar

  • 1986: se casa con Soledad Aquino, integrante de una tradicional familia de San Isidro.
  • 1988: nace su hija Micaela.
  • 1990: nace su hija Candelaria.
  • 1993: se separa de Soledad Aquino.
  • 1997: se casa con Paula Robles.
  • 1998: nace Francisco.
  • 2002: nace Juana.
  • 2009: se divorcia de Paula Robles.
  • 2012: forma pareja con Guillermina Valdes.
  • 2013: se hace tatuar la espalda y los brazos con motivos japoneses.
  • 2014: nace Lorenzo, su quinto hijo.

Otros programas de Ideas del Sur

  •  Todo por dos pesos (1999-2002), en Canal 7 y Azul TV
  •  Okupas (2001) por Canal 7.
  •  Tumberos (2002) por América TV
  •  Costumbres argentinas (2003) por Telefé
  •  Sol negro (2003) por América TV
  •  Los Roldán (2004-2005) por Telefé y Canal 9
  •  Patito feo (2007-2008) por Canal 13
  •  Atracción x4 (2008-2009) por Canal 13
  •  Consentidos (2009-2010) juntamente con Televisa (de México)

Dejá tu comentario