Diario Uno Espectáculos Perro
Crítica

El poder del perro: el western que va rumbo al Oscar

Es la última película de la directora de La lección de piano y la serie Top of Lake. Un drama ambientado en 1925 con un mosaico de actuaciones notables

La literatura siempre ha tenido una alianza provechosa con el cine y en estas épocas, de escasas ideas originales y pobres guiones, la realizadora neozelandesa Jane Campion eligió la novela El poder del perro (Thomas Savage, 1967), para dar vida a su película homónima, estrenada el 1 de diciembre en Netflix y en la cual también es guionista.

Se trata de todo un acontecimiento ya que Campion estuvo doce años sin presentar un largometraje, después haber sido el centro de la atención mundial con su filme La lección de piano (1993, ganadora entre otros premios de la Palma de Oro de Cannes) y crear una serie excelente como Top of the Lake (2013, ahora disponible en HBO Max).

El poder del perro es un western por sus personajes y locaciones, pero es sobre todo un atrapante drama donde la interacción de los personajes hace crecer exponencialmente la tensión: el espectador tiene la certeza de que algo grave va a suceder, sin saber qué ni quiénes serán los protagonistas.

Ambientada en 1925, los hermanos Phil y George Burbank (Benedict Cumberbatch y Jesse Plemons, respectivamente) hace 25 años que trabajan juntos en la hacienda familiar. Phil es el “macho alfa”, admirado por el resto de los trabajadores. En una primera instancia, es el más tosco de los dos: de malos modos y si se baña, lo hace muy rara vez en el río. En las antípodas esta George, siempre bien vestido y aseado, con un carácter tranquilo e imperturbable ante los maltratos verbales de su hermano.

A pesar de su trato displicente, Phil tiene una dependencia emocional con George que se ve vulnerada cuando éste decide casarse con Rose (Kirsten Dunst, esposa de Jesse Plemons en la vida real y que ya fueron pareja en la ficción en la segunda temporada de Fargo). Entre los cuñados parte de la tensión se resuelve como en cualquier western: en un duelo, en este caso sin disparos, sino en un contrapunto de piano y banjo.

Phil es un personaje de enorme complejidad, ya que detrás de toda esa violencia, la realizadora va construyendo de manera sutil su historia, que se complejiza aún más cuando a la hacienda llega Peter (Kodi Smit-McPhee, a quien vimos de niño en Déjame entrar (2010). Peter desde el principio sufre el acoso de la pandilla de Phil, quienes lo llaman “mariquita”. Sin embargo Phil decide enseñarle a montar “para hacerse hombre” y poco a poco su carácter hosco cambia completamente cuando está con Peter.

Foto 3 Perro.jpg

Jane Campion desde La lección de piano, pasando por Top of the Lake, cuestiona la masculinidad y los estereotipos que la componen, pero El poder del perro es el más acabado e impactante análisis que haya realizado la directora neozelandesa. Desde la ternura de George -que se emociona al decirle a su esposa “Qué bueno es no estar solo”-, a la androginia de Peter y la rudeza de Phil, queda claro que la masculinidad no tiene una forma única de ser y de expresarse.

Como subtrama está la necesidad de George de escalar socialmente, aunque para ello presione demasiado a su esposa, quien sobrelleva el día a día en la hacienda bebiendo de las botellas que tiene ocultas en diferentes lugares.

La cinta, dividida en capítulos, muestra como estos cuatro personajes no son capaces de expresar sus emociones y eso determina que sobre todo la violencia, quede sumergida hasta que alguno de ellos se convierta en su emergente. Esa es una de las mayores virtudes del filme: construir una historia donde se teme a lo que no se dice, a lo que no se demuestra y a lo que no se ve.

Benedict Cumberbatch, popular por encarnar a Doctor Strange, demuestra que es mucho más que un actor del universo Marvel y con un guion como este, brinda una de las mejores actuaciones –si no la mejor- de su carrera. La oportunidad le llega de la mano de Campion, quien ha declarado que odia las películas de superhéroes porque son “ruidosas y ridículas”.

Jesse Plemons y Kirsten Dunst se destacan en roles secundarios, lo cual no significa que se releguen a un segundo plano: son tan atractivos como necesarios para explicar la tragedia que va desarrollándose y cumplen sus roles con una precisión encomiable.

Foto 4 Perro.jpg

Pero tal vez quien concentra toda la atención es Kodi Smit-McPhee, quien mueve los hilos de su personaje con una naturalidad absoluta, otorgándole a su gestualidad un código a descifrar: una sonrisa que apenas esboza o un sutil cambio en su mirada son esenciales no sólo para comprender a Peter, sino a la historia que estos cuatro seres solitarios están destinados a entrelazar.

El poder del perro es una de las mejores películas de este año a punto de terminar y ya suena como candidata en varias categorías para los Oscar. Atrapante, incómoda, inquietante, cruel, con gotas de ternura, nadie puede quedar indiferente a esta película de Jean Campion, por la cual bien valió la pena esperar doce años.

Ficha técnica

  • El poder del perro (The Power of the Dog).
  • Dirección: Jane Campion.
  • Elenco: Benedict Cumberbatch, Jesse Plemons, Kirsten Dunst, Kodi Smit-McPhee.
  • Guion: Jane Campion, basado en la novela de Thomas Savage.
  • Apta para mayores de 16 años.
  • Calificación: Excelente.
THE POWER OF THE DOG Trailer (2021) SUBTITULADO [HD] El poder del perro (Benedict Cumberbatch)

Temas relacionados: