Espectáculos

El Lazarillo de Tormes ahora es limpiavidrios

Por UNO

Por Selva Florencia Manzur

manzur.florencia@diariouno.com.ar

Guillermo Troncoso va por la tercera versión de El Lazarillo de Tormes que pondrá en escena. En la primera, que se estrenó hace más de 10 años, él era uno de los dos protagonistas junto con Matías González, mientras que en las otras dos, ofició de director junto a Graciela Lopresti.

La nueva puesta en escena de este clásico debuta este viernes, en el teatro Selectro, y se verá todos los viernes de mayo. Asimismo, a partir del próximo viernes, a las 10 y 14.30, habrá funciones para escuelas que quieran llevar a sus alumnos.

Esta versión de la historia, que inició la tradición de la novela picaresca, tiene cuatro protagonistas. Se trata de los jóvenes actores Ignacio Sánchez, David Laguna, Lucas Quintero y Federico Bottaro. 

Los intérpretes tienen entre 18 y 22 años y han actuado en obras locales. Su llegada a esta puesta en particular se da porque son alumnos de uno de los talleres que dicta Troncoso.

“Están bien, avanzando en las técnicas corporales, una herramienta que mis obras usan mucho. Son chicos jóvenes, talentosos y que tienen mucho futuro”, anunció el director.

Esta versión de la novela anónima publicada en 1554 es para todo público, pero según Troncoso las reflexiones que despierta la pieza son especialmente útiles para los niños y jóvenes. 

“El mensaje de la obra no pasa de moda. Es un clásico que sigue siendo tan vigente como cuando se editó por primera vez, en el siglo XVI. En nuestra versión, el lazarillo es un limpiavidrios, que es un personaje que vemos todos los días”, indicó el también actor.

En la trama, el protagonista es un joven que nació a orillas del río Tormes y fue criado en un mundo marginal de delincuencia. Lázaro sabe mentir muy bien y engañar.

A los ocho años, su madre lo encomienda como criado a un ciego y es a partir de entonces que él debe valerse por sí mismo.

En este caso, el guión pertenece al rosarino Luis María Fittipaldi, pero la pasión por la adaptación que este autor hizo de la reconocida obra, le llegó a Troncoso hace una década, cuando vivió un hecho que lo marcaría para siempre.

“Iba caminando por la calle y vi cómo un policía le pagaba a un limpiavidrios para espantarlo. Quedé muy sorprendido y dolido. Lo hablé con un amigo de Rosario y él me recomendó el texto de Fittipaldi, desde el primer momento me enamoré. Es una versión divertida, pero muy emotiva a la vez”, rememoró el maestro de actores.

Sobre la escasez de obras clásicas en la cartelera local, Troncoso arrojó una reflexión: “Montar un clásico en esta época no es fácil. Es todo un trabajo construirlo en escena y que el texto sea atractivo, pero que a la vez parezca genuino y actual”.

Claudio Dilello estuvo a cargo del elaborado vestuario y de la escenografía de este nuevo “lazarillo”, la cual está ideada para ser usada tanto en un teatro como en la calle. 

El objetivo de sus directores es que esta producción escénica, con su rico mensaje, pueda ser llevada a cárceles y otros espacios no convencionales de la provincia.

El Lazarillo de Tormes

Cuándo: viernes, a las 22

Dónde: Teatro Selectro (Capitán Fragata Moyano 102, Ciudad)

Entradas: $60

Dejá tu comentario