Espectaculos Jueves, 14 de junio de 2018

El famoso abogado ahora es un magnate

Para el público, Bob Odenkirk siempre será Saul Goodman mal que le pese a su madre, que nunca ha visto Breaking Bad por su férrea educación católica. Ahora, en su mejor momento como actor, participa en Los increíbles 2.

Nominado al Emmy y a los Globos de Oro por Better Call Saul(spin-off de Breaking Bad), encarna en la película al multimillonario Winston Deavor, un empresario que se ha propuesto que los superhéroes, considerados ilegales, puedan convivir con el resto de la sociedad y lleven a cabo sus cometidos sin miedo a acabar en la cárcel.

Cuando recibió la llamada del director Brad Bird, ni dudó en aceptar, pero reconoce que también le pareció un poco "sospechoso".

"¿Es esto real? No sabía si era una broma. Brad es una leyenda con toda justicia y un gran cineasta. Sus películas siempre cumplen y logran hacer felices a los espectadores", declaró el intérprete sobre el director.

Odenkirk, que reconoce que el personaje recuerda en parte a Saul Goodman -"al fin y al cabo, es un vendedor"-, cree que el público se sentirá identificado con muchos aspectos de la película. "En 2004, cuando se estrenó la primera parte, yo era Mr. Increíble", señaló el intérprete. "Mi hijo tenía 3 años y mi hija 5, así que trataba de compaginar trabajo y familia. Fueron tiempos duros, pero me encantaron. Realmente quería ser padre. Era un objetivo para mí", sostuvo el actor, quien cree que va siendo hora de que los hombres asuman más responsabilidades en el cuidado de los pequeños de la casa.

"Cuando la madre se hace cargo se ve como algo normal, y cuando lo hace el padre es como algo excepcional. No debería ser así y la película lo refleja".