Espectaculos Domingo, 24 de junio de 2018

El adiós a una voz emblemática

A los 80 años, murió la popular cantante y actriz Violeta Rivas

La popular cantante y actriz Ana María Francisca Adinolfi, más conocida como Violeta Rivas, con particular masividad en las décadas del ' 60 y el '70, falleció ayer a los 80 años, en el hospital Güemes de la ciudad de Buenos Aires, aquejada por problemas renales, informó a distintos medios de prensa su marido, Néstor Fabián.

La actriz nació en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires. Dueña de una trayectoria artística de más de 50 años. Había sido internada debido a una afección renal, además padecía mal de Alzheimer.

En Chivilcoy ganó su primer concurso de canto: tenía apenas cinco años. Poco después se fue a vivir con su familia a Parque Patricios (el primero de los numerosos barrios porteños donde se crío, tras varias mudanzas), y comenzó a estudiar piano y canto lírico.

Tras participar de distintos concursos de canto, como en el Teatro Marconi y radio El Mundo, obtuvo su nombre artístico cuando es contratada por la compañía RCA. Firmó su contrato y empezó a ganarse la vida como artista. Pero la fama la alcanzó en la década del 60, siendo integrante de la llamada Nueva Ola, una serie de figuras jóvenes (contratados por RCA) que derivaron en el programa televisivo El Club del Clan, de Canal 13. A partir de ahí, todo cambió para ella.

Chico Novarro, Palito Ortega, Johnny Tedesco, Nicky Jones y Raúl Lavié, entre otros, formaban parte del ciclo. "Algunos cantaban bien, y otros...", recordó Violeta hace unos años, en un reportaje con Clarín.

Popular con el tema ¡Qué suerte!, la cantante no encontraba en Sudamérica una voz femenina que la cautivara, a excepción de Lolita Torres... Y destacaba a Fabiana Cantilo. ¿Su preferida?

Estadounidense: Barbra Streisand.

"Nicky Jones, pobrecito, no podía cantar nada. Johnny Tedesco, alguna cosita. A lo mejor su aspecto, y lo que representaban para las chicas...", decía Rivas, que supo incursionar en todos los géneros, habiendo editado 35 discos a lo largo de su carrera (el último en 2004, 20 secretos de amor). Y que con su voz trascendió las fronteras: fue aclamada en Perú y Venezuela.

Tras promocionar un romance ficticio con el actor Atilio Marinelli, en 1964 comienza su relación con el cantante de tangos Néstor Fabián. "Cuando lo conocí a mi marido yo tenía mi propio dúplex, casaquinta y auto; él no tenía nada. Le dije: 'Vas a darme tanta plata todos los meses y así vas aprender lo que quiere decir la palabra ahorrar'. Él me decía: 'Vos te abusás porque sos nuevaolera y yo, tanguero...'".

Años años después dieron el sí en la Iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, en Santa Fe, para cumplir con una promesa del novio. La ceremonia fue multitudinaria y con una gran cobertura de la prensa. Tuvieron una hija, Analía. Y con las décadas solidificaron un amor que se mantuvo -ya desde sus comienzos- lejos de cualquier escándalo, historió Infobae.Rivas sonreía cuando contaba que debió soportar que, en los 80, bromearan con aquel "¡Salta, Violeta!". Porque ella sonreía siempre, con su característico buen humor. Pero eso sí, advertía que Violencia Rivas, el personaje irascible de Diego Capusotto, tenía mucho de ella: "No me hagan enojar... ", decía, pícara, quien también incursionó con éxito en el cine (hizo seis filmes en cinco años).Porque la suya, a no dudarlo, fue una vida de película. Y a pesar de que el final no puede provocar más que tristeza, desde hoy mismo será recordada con una sonrisa...Y una ovación de pie.

Más noticias