Espectaculos Miércoles, 7 de marzo de 2018

El actor de Merlí se solidarizó con los docentes argentinos

"Adelante compañeros con la lucha de los docentes", señaló en una entrevista

"Adelante compañeros con la lucha de los docentes, por sus derechos y por salarios justos". De esta manera Francesc Orella, el actor que interpreta al profesor de filosofía Merlí en la popular serie de Netflix, se solidarizó con la protesta de los docentes en la Argentina, que hoy iniciaron un paro nacional de 48 horas en reclamo de la paritaria nacional.

En una entrevista exclusiva con Zysman 830 de La Ocho, Orella reconoció estar al tanto de la realidad política argentina y si bien evitó opinar sobre el gobierno de Mauricio Macri, admitió que "es evidente que las derechas del mundo son aliadas, tienen el mismo sistema de valores y sus objetivos son parecidos". Semanas atrás había marcado puntos en contacto entre Macri y el presidente español, Mariano Rajoy, del PP."Son momentos muy complicados —continuó— donde estamos viendo una derecha retrógrada y arcaica que se niega a evolucionar. Hay un retroceso evidente de las libertades y esto se está sufriendo de una manera muy dura. Tenemos que aprender de las culturas orientales".

El actor que se puso en la piel de Merlí saludó al público argentino y agregó: "Adelante compañeros con la lucha de los docentes y de los alumnos también. Todos juntos es la misma lucha. Adelante, todos por la filosofía, por los derechos de los profesores y por salarios justos. Estoy absolutamente con vosotros en esta lucha.

La serie. A mediados de febrero, Merlí estrenó en la plataforma de Netflix su tercera y última temporada. Orella admitió estar "sorprendido y encantado" con la repercusión que la serie catalana tuvo fuera de España, sobre todo en la Argentina, donde dice ser testigo del éxito que han tenido las tres temporadas de Merlí.

Humor, pedagogía, drama y ternura son algunos de los elementos que destaca de la serie que tiene como protagonista a un excéntrico profesor de filosofía y un grupo de alumnos que transitan los últimos años del secundario. "Creo que en Merlí se produce una carambola de aciertos que empiezan por los guiones, los personajes y la trama argumental", señaló el actor. Destacó que otra de las claves de la serie radica en el hecho de hablar de filosofía "de una manera distinta, anticonvencional, aplicada a la realidad de nuestra sociedad, con un profesor estimulante y con vocación real de enseñante, para que los alumnos tengan capacidad de análisis, reflexión y crítica hacia el entorno"

Consultado sobre los temas que aborda la serie —como homosexualidad, bullying y las complejas relaciones entre padres e hijos— y si estos temas pueden llevarse a las aulas, no dudó: "Es complejo, pero son problemas reales. Está claro que la filosofía es la asignatura que tiene que incluir ese tipo de temas. ¿Por qué los alumnos no pueden hablar de estos temas en clases? Creo que es uno de los grades aciertos de la serie. Juntar a padres e hijos hablando de problemas reales que antes no pasaba. No podemos estar ciegos a los problemas reales de los jóvenes. Y la clase de filosofía es un buen lugar para hablar de eso".

El actor que interpreta a Merlí resaltó el éxito de la serie, sobre todo "cuando las asignaturas humanistas están siendo vilipendiadas y todo apunta a asignaturas técnicas", donde solo se busca "producir, producir y producir; y las asignaturas humanistas se dejan de lado, especialmente la filosofía, que enseña a la capacidad de reflexión".

"Siempre ha sido incómoda la filosofía en el sistema educativo y ahora más que nunca porque estamos viviendo épocas muy duras", dijo el actor catalán de 60 años.

Y en este sentido, dio su mirada sobre el presente político y social: "Soy un pesimista que no intenta perder el sentido del humor. Soy escéptico en muchas cosas y no me gusta el devenir de la sociedad. Hay una crisis absoluta de valores, no en el capitalismo que está más fuerte que nunca, sino en la sociedad occidental, que incluye Europa, Latinoamérica y los Estados Unidos".

Fin de la serie. En la entrevista con La Ocho, Francesc Orella también descartó de plano que pueda hacerse una cuarta temporada de la serie. El actor que interpreta al particular profesor de filosofía dijo que la serie "se pensó desde un inicio para tres temporadas" y que el guionista "tenía claro que terminaría la serie antes que (los jóvenes) se vayan a la universidad".

"Una cuarta temporada implicaría cambios de casting, actores. Estaba muy claro desde el principio que tenían que ser tres temporadas", cerró.